AMENAZA NUCLEAR Y CONTACTO EXTRATERRESTRE.

¿lLA ESPERANZA VIENE DEL COSMOS?

En el reciente evento celebrado en Ancona por el investigador Pier Giorgio Caria (FIN DE LOS TIEMPOS Y NUEVA ERA: Crónicas…), se abordaron y explicaron los grandes cambios que están ocurriendo en el planeta debido al cambio climático, revelando las verdaderas causas con las que el poder engaña y confunde. También se presentaron las extraordinarias mutaciones que afectan a todo el sistema solar en preparación para el extraordinario futuro que espera a la humanidad. Después de estos importantes temas, la reunión abordó un tema candente que plantea preguntas inquietantes sobre nuestro futuro. Muchas profecías han predicho la posibilidad de una guerra nuclear mundial: tal némesis se expresa en el Evangelio y, sobre todo, en el Tercer Secreto de Fátima (cita): «Una gran guerra estallará en la segunda mitad del siglo XX. Fuego y humo caerán del cielo, las aguas de los océanos se convertirán en vapores y la espuma se elevará, causando devastación y hundiendo todo. Millones y millones de hombres perecerán de hora en hora y aquellos que queden vivos envidiarán a los muertos.» Ahora, en el siglo XX, no ha habido guerra atómica, ¿por qué? Existe una respuesta y en esta reunión la daremos, pero la crisis entre la OTAN y Rusia, que se expresa en la guerra en Ucrania, cada vez presagia este resultado. Mientras que a principios de la década de 1960, con la crisis de los misiles cubanos entre EE.UU. y la URSS, la sociedad civil y los medios de comunicación reaccionaron con extrema participación para presionar a los poderosos a encontrar una salida, hoy en día hay una indiferencia dramática en los pueblos mientras que los medios de comunicación y los poderosos, incluso presionan hacia la continuación del conflicto y casi hacia el uso de bombas atómicas. ¿Por qué la sociedad no reacciona? ¿Quizás el peligro no existe, o hay otras causas? Sin embargo, una posible guerra atómica sería terrible y, si no está claro para algunos, explicaremos sus terribles efectos. Simultáneamente, aumentan en todo el mundo las manifestaciones de naves espaciales extraterrestres y en sus mensajes se lee preocupación al mismo tiempo que un destello en el que esperan su ayuda. Por supuesto, sus tecnologías avanzadas podrían detener el drama, pero ¿cómo se producirá su ayuda? ¿Existen condiciones y cuáles son? Después de las antiguas profecías, ¿el cielo dejó de hablar al hombre?