VIDAS POST PRISIÓN: LA IMPORTANCIA DE CONSTRUIR REDES Y APOYO

DEL CIELO A LA TIERRA

HE ESCRITO EL 27 DE NOVIEMBRE DE 2022:

EL SOCORRO DEL CRÍSTICO AMOR EN FUNIMA DE GIOVANNI BONGIOVANNI
LOS HIJOS VIENEN DE DIOS PARA CONSOLAR. UNO DE MIS HIJOS, GIOVANNI, ES PRUEBA DE CUANTO SE HA DICHO.
LEED LA OBRA DE FUNIMA.
EN FE
GB

PLANETA TIERRA
27 de noviembre de 2022


VIDAS POST PRISIÓN: LA IMPORTANCIA DE CONSTRUIR REDES Y APOYO

A través de un proceso de formación, trabajo e inclusión social, internos y ex internos inician un proceso de cambio para retomar sus vidas.

Un proyecto, el de Sartoria Sociale, que FUNIMA Internacional inserta -junto a otras realidades- dentro de su iniciativa «Navidad Solidaria» https://funimainternational.org/natale-solidale-2022/ Iniciativas solidarias

que lanzamos con motivo de Semana Santa y Navidad, uniendo las intenciones de diversas asociaciones y cooperativas, con el fin de potenciar proyectos y dar respuesta a las necesidades de los ciudadanos.

Por eso, te llevamos tras bambalinas de la “Navidad Solidaria”, para que descubras un hermoso proyecto de inclusión sociolaboral, donde personas que pertenecen al área penal realizan medidas alternativas a la detención. El trabajo representa un punto de partida y una ayuda concreta para definir un equilibrio y rutina diaria, abre la puerta a nuevos encuentros, aumenta el sentido de responsabilidad hacia uno mismo y hacia los demás, iniciando así un proceso de cambio, evitando la reincidencia.

Los números nos muestran cómo las medidas alternativas funcionan mucho mejor que la detención, y según el informe Antigone XVI (asociación por los derechos y garantías en el sistema penal), solo un preso de cada 200 en Italia vuelve a prisión por haber cometido un delito durante este tipo de medida. Por el contrario, el encarcelamiento ha mostrado todos sus límites, cumpliendo a duras penas la tarea, es decir, la reinserción del reo en la sociedad.

El delito es efecto de un triple orden de causas: antropológicas, físicas y sociales, y debe ser entendido según el perfil humano de quien lo comete.

Con la reforma de 1975 se redefine la función de control y supervisión de los operadores penitenciarios en términos de trato pedagógico, es decir, el tratamiento penitenciario se fundamenta en la posibilidad de establecer una relación interpersonal válida con el penado que permite a los operadores penitenciarios planificar acciones compartidas de una serie de intervenciones situadas, en la medida de lo posible, en contextos sociales extrapenitenciarios y que faciliten el proceso de cambio e inclusión social. Según la normativa, los programas de tratamiento deben ser individualizados y deben tener en cuenta las condiciones y necesidades específicas del recluso. El programa de tratamiento debe incluir actividades culturales, formativas o laborales a través de las cuales se anime al infractor a cambiar actitudes e intereses. Para el éxito del proceso de inclusión del recluso en la sociedad, es de fundamental importancia construir una red en torno a la persona, que sea capaz de apoyarlo y acompañarlo en este proceso. Esta red se caracteriza por instituciones, voluntarios, asociaciones, organizaciones, así como por la familia.



A continuación, la entrevista a Roberta Autolitano, trabajadora social, quien nos cuenta cómo se da la inclusión social en la sastrería.

P: Hola Roberta, cuéntanos sobre tu trabajo. ¿Cómo entra en contacto un interno o ex-recluso con el proyecto de formación e inclusión de Sartoria Sociale?

R: La persona sometida a la autoridad judicial solicita la disponibilidad de nuestra cooperativa para realizar medidas alternativas o de prueba u obras de utilidad pública, según el caso. La persona es apoyada por los funcionarios del servicio social de la UIEPE así como por sus propios abogados para el correcto cumplimiento de las obligaciones, luego accede de manera autónoma o denunciando a los servicios de justicia. Si por el contrario es un exconvicto, se crean itinerarios ad hoc en función de la finalidad perseguida, para dar continuidad al itinerario extramuros. Queremos ser un punto de conexión y esperanza entre el interior y el exterior.

P: Usted nos habló de la Uiepe, la Oficina Interdistrital de Ejecución Penal Externa. ¿Cómo colaboras con él? ¿Y cuáles son sus actividades dentro de la prisión de Pagliarelli en Palermo?
R: Tanto con la Uiepe como con el instituto Antonino Lo Russo llevamos ya muchos años colaborando. Con la Uiepe, además de cuidar juntos todo lo que gravita en torno a la implementación de la medida alternativa a la privación de libertad, generamos momentos de encuentro y discusión sobre el tema de legalidad y justicia restaurativa, no solo con los imputados/condenados, sino sobre todo. todo con la sociedad civil. Otro aspecto muy importante para nosotros es la planificación a favor de los sujetos a cargo. Dentro de la prisión de Antonino Lo Russo hacemos un trabajo preparatorio para el «afuera». Además de forjar momentos de autoenfrentamiento, hemos implementado un laboratorio de sastrería en el que las reclusas pueden experimentar y adquirir o mejorar sus habilidades manuales. Una vez concluido el proceso de internamiento, la persona, si lo desea, continúa su camino de crecimiento en nuestra Sastrería Social.

D: En la práctica, ¿cómo se da su reintegración? ¿Cómo se muestran los internos y ex-reclusos frente al proyecto? ¿Cuáles son los beneficios en su cotidiano y cuánto incide este camino en la reconstrucción de las relaciones y en la toma de control de la propia vida?

R: Cada persona sigue un camino diferente, no solo en cuanto a duración, sino sobre todo en cuanto a contenido. Esto depende de muchos factores, principalmente de la experiencia de la persona. Lo que tratamos de hacer con las personas que viven en nuestros lugares es un trabajo de reflexión sobre uno mismo así como de promoción de la sociabilidad y la responsabilidad. Los principios que llevamos adelante intentamos que sean transversales y comprensibles para todos. Entre estos creemos firmemente en el potencial intrínseco que cada uno de nosotros tiene para hacer, y hacerlo bien. De ahí surge un deber, el deber de actuar y no quedarse quieto en situaciones de incomodidad. Para ello, es fundamental que demos un buen ejemplo; por eso, muy a menudo, tratamos de colocar a una persona que acaba de ingresar junto a otra que ya ha asistido por algún tiempo, para remolcar y luego empujar al recién llegado hacia el éxito, esta es una acción de educación entre pares.

El éxito es el logro de las propias metas, que pueden declinarse de muchas maneras, tanto de crecimiento personal como de conquistas. Las personas que vienen de la justicia manifiestan muchas veces necesidades tanto claras como latentes, como la falta de empleo, de vivienda segura o de un círculo de relaciones de valor. Otras veces, sin embargo, chocamos con creencias ya arraigadas en las personas que acogemos, como la consecución de objetivos de forma ilegal. Nosotros, siendo una empresa social y antes que una cooperativa tipo B, promovemos la inclusión sociolaboral de estas personas a través de una educación para el trabajo y el estar con los demás, que se traduce en la adquisición del saber hacer para estar en el mundo. Los responsables de la autoridad judicial tienen una obligación respecto del seguimiento de la vía. Inicialmente, todos dicen que no han hecho nada malo y que están aquí injustamente. En realidad, cuando las personas sometidas a la autoridad judicial deciden emprender un camino de obras de utilidad pública, ellas mismas declaran haber cometido el delito, asumiendo su responsabilidad y por tanto para resarcirse de sus actos que han perjudicado a otra persona o a la sociedad en su conjunto. en su conjunto, donan su tiempo de forma gratuita a actividades que, en cambio, promueven el bienestar social. Cada ruta como se mencionó al principio varía en términos de calidad. Sería falso decir que todas las personas que pasan por aquí encuentran su equilibrio con la sociedad. En cambio, puedo decir que muchos, no todos, después de un período inicial de desconfianza, ganan cada vez más confianza en los demás y en sí mismos. Se dan cuenta de este potencial del que hablaba al principio y comienzan a dar pequeños pasos hacia su propio éxito. Obviamente los apoyamos paso a paso, no solo los obligamos a hacer actividades que nos son útiles.

Tratamos de encontrar tareas y deberes en línea con las aspiraciones y habilidades y más allá de eso, nos esforzamos por responder a tantas necesidades como sea posible. Activamos nuestra red, nos emparejamos con empresas de la zona, incluso del mundo con ánimo de lucro, por inclusión sociolaboral o por afán educativo. Estos son solo ejemplos porque las necesidades de las personas son muchas y atañen a distintos ámbitos, es complejo definirlas y es complejo dar una respuesta eficaz en el corto plazo. El crecimiento y la superación personal es un proceso largo que requiere mucho esfuerzo por parte de la persona. Somos un lugar de transición que acompaña al otro hacia la sociedad.

¡Apóyanos activamente! Visite la página de FUNIMA Internacional dedicada a la Navidad solidaria: https://funimainternational.org/natale-solidale-2022/

Aquí encontrará productos textiles únicos y delicias gastronómicas y enológicas elaborados por varias cooperativas unidas por un denominador común: ofrecer oportunidades para una Un futuro mejor.