“¿QUE LE PREGUNTAREIS CUANDO VENGA?”

:¿QUE LE PREGUNTAREIS CUANDO VENGA? ¿QUE LE PREGUNTAREIS SOBRE LO QUE EL NO OS HAYA DICHO YA? ¡YO DIGO QUE NO LE PREGUNTAREIS NADA! ¡LE MIRAREIS EN LOS OJOS Y ESTAREIS EN SILENCIO! SENTIREIS SOLO VERGUENZA, PESAR POR NO HABER PUESTO EN PRACTICA SUS DIVINAS ENSEŇANZAS. OS SENTIREIS FRUSTRADOS POR SU COMPASION, POR SU PIEDAD, POR SU INDIGNACION. ESTAREIS TODOS ANTE SU PRESENCIA, MUDOS, INCAPACES DE GOLPEAROS EL PECHO DICIENDO: “MEA CULPA, MEA MASSIMA CULPA”. ¡UNA VEZ MAS SEREIS COBARDES! ¡UNA VEZ MAS SEREIS MENTIROSOS! ¡SU CONMISERACION SERA VUESTRA COMPLETAMENTE, PERO TAMBIEN SU JUSTICIA!

E.S.