OVNI EN BARILOCHE, ARGENTINA, LOS EXTRATERRESTRES ESTÁN ENTRE NOSOTROS

Foto de colección Archivo Ufo Argentina – 26 de Marzo del 2013

Ocurrió el jueves 3 de agosto del 2023 y fué detectado por pilotos y operarios..En el aeropuerto internacional, San Carlos de Bariloche Teniente Luis Candelaria, los pilotos de una aerolínea a punto de despegar y los operarios de la torre de control divisaron al menos dos luces de objetos voladores no identificados.En los registros del aeropuerto no había aviones en zona y la velocidad y la altura divisada de las luces no se asimilaba a una aeronave, según indicaron referentes aeroportuarios. La situación extraña fue advertida por los pilotos de un avión de Flybondi que se encontraba en pista del aeropuerto Teniente Luis Candelaria dispuesto a recibir la autorización de la torre de control para partir rumbo a Ezeiza.Los pilotos y los operarios del aeropuerto coincidieron en la presencia de al menos dos luces al Este del aeropuerto, a una altura superior a lo que vuelan los aviones y con cambios bruscos de altura hacia arriba y hacia abajo.En los radares del aeropuerto no había presencia de aeronaves en la zona y por lo tanto se determinó que serían objetos voladores no identificados.El avión de la low cost finalmente despegó minutos más tarde.

Video integral:

En el año 1995 el piloto de Aerolineas Argentinas, Jorge Polanco tuvo una experiencia similar. El piloto fué entrevistado por Giorgio Bongiovanni y su experiencia publicada en la revista UFO.

REVISTA OVNI LA VISITA EXTRATERRESTRE. NOVIEMBRE 1998
ARGENTINA: OVNIS Y PILOTOS
AVISTAMIENTO EN BARILOCHE: TESTIMONIO OFICIAL DE LA AVIACIÓN ARGENTINA

«¡No podemos seguir pensando que estamos solos en toda la inmensidad del universo!».
Aunque no muy reciente, pero dado lo sensacionalista del caso, reportamos los hechos ocurridos en julio de 1995 sobre el aeropuerto de la ciudad de Bariloche en Argentina. Un episodio que tuvo un eco sensacional en toda Latinoamérica pero que fue totalmente ignorado por los medios europeos. Estos son los hechos:
San Carlos de Bariloche – En la noche del 31 de julio de 1995, el Boeing 727 de la compañía Aerolíneas Argentinas procedía regularmente con el vuelo 674. A las 20:10 el piloto comandante Jorge Polanco se disponía a realizar las maniobras de aterrizaje en la estación aeroportuaria de la ciudad de Bariloche cuando de repente algo no salió bien.
Durante la fase de aterrizaje, una maniobra brusca del piloto hizo saltar a los pasajeros y el avión recuperó altura. Tras interminables minutos de espera, finalmente el comandante transmitió, a través de los micrófonos de cabina, los motivos del retraso. Un apagón total en la estación aérea había obligado al piloto a sobrevolar el aeropuerto a la espera de que la extraña situación se normalizara y se diera permiso de aterrizaje desde la torre de control. Una sensación de peligro unía a los pasajeros que, inmovilizados frente a los ojos de buey- ventanillas-, intentaban ver cualquier detalle que pudiera tranquilizarlos.
El anuncio de la falta de electricidad también interrumpió el paso de las azafatas y la tripulación por los pasillos. Tras la segunda comunicación, realizada por el piloto comandante para tranquilizar a los pasajeros y dar más detalles sobre la desagradable situación, siguió otra en la que él mismo aseguró un aterrizaje inminente en cuanto se restableciera la electricidad en la base de operaciones.
En los mismos momentos en que los pasajeros, ajenos a la verdadera naturaleza de lo sucedido, intentaban comprender las verdaderas razones del inesperado suceso, en la cabina de mando se desarrollaba una situación mucho más increíble. Mientras el Boeing 727 estaba cerca del aeropuerto, el comandante se dio cuenta de que había perdido contacto con la torre de control y que todo el centro de operaciones había sido afectado por un apagón general.
Entonces esperó en altura durante unos 10 minutos, hasta que la torre de control restableció la conexión y le informó que podía continuar con el descenso. La aeronave estando a una altura de 12.000 metros alcanzó los 3.000 y es exactamente a esta altura que el Capitán Polanco, el segundo piloto Carlos Dortona, el ingeniero de vuelo Jorge Allende y otro piloto, presentes dentro de la cabina, vieron aparecer de repente un extraño vehículo volante luminoso- un ovni-, que recorría la misma ruta que ellos. La aeronave, visible de frente en dirección sureste, intensificó su luminosidad a medida que se acercaba al avión.


El comandante Polanco se sobresaltó al ver que el objeto venía hacia él a una velocidad inconcebible para cualquier vehículo terrestre, pero contuvo el aliento cuando, a unos cien metros de distancia, el anómalo vehículo se detuvo repentinamente. El comandante consultó inmediatamente a la torre de control para saber si había otro avión en la misma zona de vuelo que ellos, pero la respuesta fue negativa. La única aeronave visible en el radar, además de la suya, era la de gendarmería, el turbohélice PA 315/GN, que también se dirigía hacia Bariloche, pero se encontraba a 600 metros por encima de ellos.
Rubén Cipazuk, piloto del PA 315/GN, al observar el mismo objeto, inmediatamente se comunicó con el piloto Polanco: «¡No sé qué es, pero sé que te sigue!» exclamó. El comandante entonces comenzó la fase de aproximación final; el objeto permanecía flotando frente al avión disminuyendo su intensidad luminosa como si hubiera girado o cambiado de rumbo. El piloto inició las maniobras para realizar la aproximación al aeropuerto, tras lo cual el Boeing prosiguió su descenso acompañado, a su derecha, por la misteriosa nave que, finalmente, desapareció a una velocidad increíble detrás de un cerro en la zona denominada «Cerro Otto». El avión aterrizó en el aeropuerto a las 21:10, exactamente una hora más tarde de lo previsto.
Inmediatamente, la tripulación del Boeing fue llamada a dar el informe junto con los de gendarmería y el personal adscrito a la torre de control que a esa hora se encontraba de servicio y que vivió los mismos momentos de tensión que el personal de los dos aviones.
Los datos proporcionados por el Comandante Polanco, en su informe, también fueron confirmados por el Mayor Oviedo, director de la Sección Aérea.
En diversas declaraciones periodísticas, el Mayor confirmó que el piloto no pudo aterrizar en su primer intento, debido a la repentina aparición de un objeto extraño en su ruta y que en ese preciso momento el aeropuerto permanecía a oscuras. Indicó además que la masa de luz también se vio desde la torre de control y que probablemente los viajeros a bordo no la habían notado, debido a la intensa luminosidad presente en el interior del habitáculo de pasajeros, diferente a la de la cabina.
La noticia rápidamente se hizo de dominio público y los medios cubrieron el caso con gran protagonismo. Entre los pasajeros del Boeing 727 de aquella famosa velada también se encontraba el periodista Mariano De Vedia, quien luego entrevistó al comandante Polanco. Les ofrecemos parte de la entrevista difundida por el piloto comandante:
– ¿A qué distancia estaba el objeto?
– El objeto estaba a menos de 100 metros de nosotros, esto también lo confirma el comandante del avión de la gendarmería que era el espectador privilegiado, ya que estaba encima de nuestro avión y podía observar claramente lo que sucedía.
– ¿Qué forma tenía?
– ¿Forma? A medida que el objeto se movía paralelo a nosotros, observamos claramente dos luces verdes brillantes en los extremos planos, mientras que en el centro se veía una luz naranja intensa que fue disminuyendo gradualmente.
– ¿No se parecía al clásico platillo volador de las películas?
– No, no mostraba ninguna característica de ese tipo, y ni siquiera podía entender de qué material podría estar hecho.
– ¿Parecía un avión?
– No, era plano, ancho y tenía una luz naranja en el centro.
– ¿Notaste las alas?
– Absolutamente, no tenía alas, era plano.
– ¿Y cómo podía sustentarse a sí mismo?
– Bueno… Sigo insistiendo en que la guía de ese objeto va más allá de las leyes físicas que conocemos. La aeronave se movía vertical y horizontalmente con maniobras que para nosotros resultan imposibles de realizar.
– ¿Es la primera vez que te pasa esto? – ¡Sí! – ¿No lo habrá confundido con algún avión o algo así?
– Absolutamente no.
– ¡Si aquí frente a mí no tuviera la certeza de tener un piloto comandante como Usted, no creería una sola palabra de lo que me ha dicho!
– La información que le estoy dando está avalada por mis tres pilotos que estaban dentro de la cabina.
– ¿Ha sufrido un gran Shock?
– ¡Bueno, sí! Es impactante, especialmente porque este episodio me lleva a reflexionar sobre muchas otras cosas de la vida.
– ¿Que pasó exactamente?
– Estábamos cerca del aeropuerto y en un momento dado, cuando llevábamos 5 millas, tanto la luz de la pista como la del aeropuerto desaparecieron. Como es habitual, en estos casos es obligatorio avanzar sobre la trayectoria preestablecida.
Durante el ascenso el objeto pareció acompañarnos, giró con nosotros hacia la derecha hasta que nos reposicionamos sobre el aeropuerto, se detuvo y quedó suspendido esperando que termináramos el giro. Cuando volvimos a pasar frente al objeto, comenzó a acelerar horizontalmente hacia el Cerro Otto, lo que también confirmó el comandante de la gendarmería, diciéndome que subía a una velocidad impresionante.
– ¿Qué sentiste en ese momento?
– Cuando nos dimos cuenta de que estábamos ante una nave no terrestre, -un ovni-sentimos preocupación porque no sabíamos qué podía haber pasado. Sin embargo, tal situación, en cualquier ser humano, llevaría a una seria y profunda reflexión sobre su vida. Mucha gente me ha definido como una especie de «elegido» porque mucha gente ha hecho hasta lo imposible para poder tener tal experiencia, pero sin obtener ningún resultado. Experimenté este contacto sin buscarlo y ahora estoy seguro de que existen, antes yo tenía muchas dudas al respecto.
– ¿Tuviste que hacer alguna maniobra en particular?
– No, en ningún momento. Entendimos que ese «platillo volador», hiciera lo que hiciera estaba en control de la situación.
– ¿Los pasajeros vieron algo?
– Seguro que alguno de los pasajeros lo vio. Yo no podía informarles de la situación real.
– ¿Qué pasó cuando llegaste al aeropuerto?
– Tan pronto como aterrizamos, los pasajeros se bajaron y llegó el Comandante de la torre de control de nuestro avión. Estaba muy emocionado y se me acercó pidiéndome que hablara y confirmara lo que también había avistado la torre de control. Todo coincidió perfectamente. En ese momento también aterrizaba el avión de la gendarmería, nos reunimos todos en una sala del aeropuerto revisando y cotejando todo lo que habíamos visto. El piloto del turbohélice PA 315/GN me comentó que el objeto acompañó durante un rato a mi aeronave, flanqueándola, hasta el momento en que realicé una maniobra durante la cual el objeto quedó suspendido ¡casi esperando que yo regresara!
– ¡No sé si se da cuenta de que es una de las figuras más importantes de la semana, por cierto, de la historia! Sus declaraciones tienen un gran valor ya que están respaldadas por su función. No todos los días un Comandante de la Aviación afirma haber visto un OVNI frente a su avión.
No, tal vez no me doy cuenta. ¡No podía imaginar que este hecho pudiera haber asumido una dimensión tan sorprendente!
El extraordinario testimonio emitido por el Comandante Polanco no puede dejar de llevarnos a una profunda, como obvia, reflexión: «¡No podemos seguir pensando que estamos solos en toda la inmensidad del universo!».
La fuerza de las palabras de Jorge Polanco, comandante de Aerolíneas Argentinas, le dio a la gente de toda la Patagonia y del resto de Argentina la sensación de estar frente a una gran revelación.
“Lo que vimos no fue un avión, no fue nada que respondiera a las leyes físicas que conocemos”. Un informe especial fue presentado a las autoridades aeroportuarias de Bariloche donde se describe un fenómeno que, por primera vez en la historia de la aeronáutica argentina, se avistó, al menos desde tres posiciones distintas y «autorizadas»: los pilotos del Boeing 727, entre los cuales se encontraba el ingeniero de vuelo Jorge Allende, declaró: “En 15 años de vuelo nunca he visto nada igual.
Aunque nunca creí que pudiéramos ser los únicos habitantes del universo, igualmente me siento conmovido, nadie está preparado para recibir una tan desconcertante confirmación». Un piloto de gendarmería y personal de la torre de control informaron haber visto los instrumentos «volverse locos» e «inexplicablemente todo el aeropuerto desapareció en la oscuridad».
El “caso Bariloche” desató una increíble ola de interés por el tema. Todos los medios de comunicación trataron el caso durante días y días llamando la atención de todo el pueblo argentino sobre la magnífica región de la Patagonia que ya en los años 60 había sido calificada como la «Tierra de los ovnis». El interés siguió creciendo cuando, poco tiempo después, otros dos casos de avistamiento sacudieron a la opinión pública. El 9 de agosto de 1995, en un campo a 700 km al sureste de Buenos Aires, Oscar Zabaleta, un hombre de 65 años, fue envuelto en una «niebla luminosa» mientras «un extraño ser de pelo largo» aparecía frente a él. Se encontró a 2.000 metros de distancia del lugar donde se produjo el anómalo encuentro, sin saber qué le pudo haber pasado durante los treinta minutos transcurridos desde entonces.
Otro episodio excepcional ocurrió el 11 de agosto del mismo año; Varias personas de la ciudad de Cutral-Cò, en la provincia de Neuquén, observaron un objeto no identificado, de tamaño considerable, suspendido a tres metros del suelo. La presencia del objeto coincidió con la falta de energía eléctrica en toda la ciudad; el motor de algunos vehículos en esa zona dejó de funcionar y una ráfaga de viento generó un remolino en el lugar donde se había detenido el extraño vehículo.
Un joven, de nombre Luis Luna, filmó el objeto con su cámara. “Eran las 21:20 y toda la ciudad estaba a oscuras” dijo el joven “de repente observamos una luz azul muy intensa en el cielo que se acercaba. Llamé a mis hijos y a mi esposa, para que ellos también observaran lo mismo. Nos impactó ver que el objeto se detenía a tres metros del suelo, permaneciendo inmóvil durante unos segundos. ¡Fue impactante experimentar la sensación de estar frente a probables seres no terrestres!».
Aquí finaliza la exposición del sensacional caso ocurrido en los cielos de Bariloche que, junto con todos los demás casos, que cada vez son más numerosos en los cielos del mundo entero, van poco a poco llevando a la conciencia de la gente el conocimiento de que el hombre no puede seguir teniendo la arrogancia de pensar que es la única entidad inteligente que habita este inmenso universo.
La seriedad y veracidad de los testimonios presentes en este caso dice mucho del silencio de los medios locales que prefieren reportar noticias sobre las cuales hacer bromas y fáciles ironías, tan adecuadas para no perturbar la soporífera conciencia de las masas.
A pesar de ello, continúan las manifestaciones cada vez más tangibles de estos Seres que, al timón de sus fantásticas naves de ciencia ficción, surcan imperturbables los cielos de nuestro planeta para preparar a sus habitantes para una realidad que traerá un cambio tan radical en el sistema de esta sociedad, como para derribar todos los sistemas de poder sobre los que descansa.
Una prospectiva que ciertamente no nos entristece después de haber experimentado la incapacidad que dicho sistema ha mostrado para proteger a sus miembros, provocando una degradación tan miserable y descorazonadora como para poner en serio peligro la vida de este estupendo planeta.

DEL CIELO A LA TIERRA
NOSOTROS ALIENÍGENAS CON 15 MIL MILLONES DE AÑOS DE EVOLUCIÓN MÁS QUE VOSOTROS.

CUANDO VUESTRO SISTEMA SOLAR ESTABA EMPEZANDO SU EVOLUCIÓN Y SU FORMACIÓN (HACE MÁS DE DIEZ MIL MILLONES DE AÑOS DE VUESTRO TIEMPO), NOSOTROS, SERES DE LUZ, EXISTÍAMOS YA DESDE HACE MILES DE MILLONES DE AÑOS.
NUESTROS PADRES HABÍAN DESCUBIERTO YA O ALCANZADO EL ESTADO DIMENSIONAL DE UN UNIVERSO EL CUAL VIVE Y OBRA MÁS ALLÁ DEL AGUJERO NEGRO, COMO VOSOTROS LO LLAMÁIS.
LA QUINTA DIMENSIÓN UNIVERSAL ES LA DIMENSIÓN DE LA LUZ (ENERGÍA), DE LA CUAL FORMAMOS PARTE Y CON LA CUAL NOS NUTRIMOS PARA SOBREVIVIR.
LA LUZ QUE REFLEJA EL SOL ES EL ESPEJO DE ESTA DIMENSIÓN. NUESTROS CUERPOS Y NUESTROS MEDIOS ESTÁN FORMADOS DE ESTA LUZ.
LOS AGUJEROS NEGROS, COMO VOSOTROS LOS LLAMÁIS, SON PUERTAS DIMENSIONALES INMENSAS QUE PERMITEN EL PASAJE A HOMBRES – MUNDOS – SOLES – GALAXIAS ENTERAS DE LA CUARTA DIMENSIÓN MATERIAL-PLANETARIA A LA QUINTA DIMENSIÓN ASTRAL-UNIVERSAL.
VUESTROS INSTRUMENTOS SEÑALAN TAL FENÓMENO COMO UN CÍRCULO OSCURO QUE TRAGA UNA MASA INMENSA DE MATERIA CÓSMICA (SOLES – PLANETAS, ETC). ESTO SE DEBE AL HECHO DE QUE VUESTROS CIENTÍFICOS TRABAJAN EN UN STATUS PRIMITIVO Y OBSERVAN EL UNIVERSO CON OJOS ELECTRÓNICOS (TELESCOPIOS) CON FRECUENCIAS VISUALES BAJÍSIMAS.
UN DÍA, VOSOTROS Y VUESTROS CIENTÍFICOS OS DARÉIS CUENTA DE QUE EL COSMOS NO ES SOLAMENTE LO QUE VUESTROS OJOS Y VUESTROS TELESCOPIOS VEN, SINO QUE ES TAMBIEN Y SOBRE TODO UNA SERIE DE UNIVERSOS Y DIMENSIONES MATERIALES Y ASTRALES QUE SE COMPLEMENTAN Y VIVEN EN ARMONÍA.
LOS UNIVERSOS ASTRALES PUEDEN COMPENETRAR O MANIFESTARSE EN LAS DIMENSIONES DE LOS UNIVERSOS MATERIALES.
POR LEY DE EVOLUCIÓN NO ES POSIBLE QUE SEA VICEVERSA.
PRONTO LA VERDAD OS HARÁ LIBRES, PERO LIBRES DE VERDAD. LOS GRANDES MAESTROS UNIVERSALES, JESUCRISTO POR EJEMPLO, PROVIENEN DE LOS UNIVERSOS ASTRALES. SUS MUNDOS SON LAS ESTRELLAS, LOS SOLES.
EL SOL DE VUESTRO SISTEMA SOLAR, POR EJEMPLO, NO ES SOLAMENTE EL ASTRO QUE CALIENTA Y DA VIDA A VUESTRO MUNDO Y A LOS DEMÁS PLANETAS QUE GIRAN ALREDEDOR DEL MISMO, SINO QUE ES TAMBIÉN Y SOBRE TODO UNA PUERTA DIMENSIONAL-SOLAR ACTIVA EN EL INTERIOR DE LA CUAL EXISTE UN MUNDO DONDE RESIDEN SERES SUBLIMES Y MARAVILLOSOS, LLENOS DE AMOR Y JUSTICIA.
¿RECORDÁIS? «TÚ ERES UN REY», PREGUNTÓ PILATOS A JESUCRISTO.
Y ÉL CONTESTÓ: “SI, LO SOY Y MI REINO NO ES DE ESTE MUNDO”.
Y JESUCRISTO DIJO TODAVÍA: “ ¡YO SOY LA LUZ DEL MUNDO!”. ¿HABÉIS ENTENDIDO?
NUESTRA GRAN CONFEDERACIÓN POSEE BASES EN TODOS LOS PLANETAS DEL SISTEMA SOLAR Y EN TODOS SUS SATÉLITES, INCLUÍDO TITANO.
MUY PRONTO DAREMOS SIGNOS DE NUESTRA PRESENCIA A LA SONDA QUE LA ESA-EUROPEA HA ENVIADO A TITÁN.
ESPERAD Y VEREIS.
PONEMOS NUESTRA ESPERANZA EN LA CONSCIENCIA DE LOS CIENTÍFICOS EUROPEOS, SI NO SE DEJARÁN CONDICIONAR POR LAS INSTITUCIONES POTENTES QUE ESTÁN AL SERVICIO DE LOS DOMINADORES, LOS CUALES SON LOS QUE HAN ORGANIZADO A NIVEL MUNDIAL LA CONJURA DEL SILENCIO URDIDA HACIA NOSOTROS PARA ESCONDER LA VERDAD SOBRE NUESTRA PRESENCIA EN EL SISTEMA SOLAR Y SOBRE NUESTRA VISITA A VUESTRO PLANETA.
ESTO NO NOS TURBA Y NO DETIENE NUESTRA MISIÓN. NUESTROS OPERADORES SON INCORRUPTOS Y INCORRUPTIBLES, A ELLOS LES HEMOS CONFIADO NUESTROS CONOCIMIENTOS CÓSMICOS. ELLOS SON LOS MUTANTES EN MISIÓN EN EL MUNDO. NIBIRU-ARAT-RA (GIORGIO BONGIOVANNI) ES UNO DE ESTOS.
¡PAZ!


VUESTRO SETUN – SHENAR
CIENTÍFICO EXTRATERRESTRE

PLANETA TIERRA
24 de Enero 2005
18:27 horas

1ª PARTE

NUESTRAS GRANDES ASTRONAVES


IMAGINAD UNA CIUDAD DESMONTABLE CUANDO SEA NECESARIO. UN MOSAICO HECHO DE PIEZAS UNIDAS TEMPORALMENTE Y AUTÓNOMAS EN TODO MOMENTO.
ASÍ SON CONSTRUIDAS NUESTRAS CIUDADES CÓSMICAS, VIAJERAS EN EL TIEMPO Y EN EL ESPACIO Y FUERA DEL TIEMPO Y DEL ESPACIO.
CADA COMPONENTE POSEE LA TOTAL INDEPENDENCIA TÉCNICA, MOTRIZ Y DEFENSIVA, ADEMÁS DE LA ORGANIZATIVA PARA LA SUPERVIVENCIA.
QUERIENDOLO, NUESTRA CIENCIA SE ENCUENTRA EN LAS POSIBILIDADES DE CONSTRUIR UN PEQUEÑO MUNDO CON MATERIAL SUBLIMADO Y PSIQUIZADO. CAPAZ DE DESPLAZARSE CON EL USO DEL PODER DE NUESTRA MENTE.
SI ESTO ES PARA VOSOTROS MÁS QUE FANTÁSTICO, NO LO ES PARA NOSOTROS, HEREDEROS DE LA INTELIGENCIA, DE LA “FUERZA OMNICREANTE” Y DE LA INCONDICIONAL OBEDIENCIA QUE A ELLA LE TENEMOS POR SER POSEEDORES DE LA PLENA CONCIENCIA DE ESTA “REALIDAD COSMICA”.
HASTA PRONTO.

HOARA SALUDA
18 de Febrero de 1981
Eugenio Siragusa

2ª PARTE

HOARA EXPLICA:

SIN CONTAR LOS MEDIOS DE RECONOCIMIENTO, NUESTRAS GRANDES ASTRONAVES ESTÁN FUERA DE VUESTRO SISTEMA SOLAR.
NUESTRAS BASES DE APOYO SON MUCHAS Y ESTAN EN CASI TODOS LOS PLANETAS O SATÉLITES DEL SISTEMA SOLAR.
TAMBIÉN LOS MEDIOS DE RECONOCIMIENTO POSEEN LA PROPIEDAD DE ENCONTRARSE O FUNDIRSE EN UN ÚNICO, BLOQUE TEMPORAL Y DE SEPARARSE CUANDO SE CONSIDERA NECESARIO.
NUESTRA ACTIVIDAD OPERATIVA ESTÁ VINCULADA POR UNA LEY QUE NO PUEDE SER VIOLADA POR SENTIMIENTOS EGOÍSTAS NI SOMETIDA POR PODERES DE DOMINIO INVOLUTIVO EN TODO SENTIDO. SOMOS JUSTOS, OBEDIENTES, INAMOVIBLES DE LA INTELIGENCIA QUE GOBIERNA LO CREADO Y SU ETERNO DEVENIR.
SOMOS LOS “JARDINEROS DEL COSMOS”, LOS EJECUTORES DE LA SUPREMA VOLUNTAD DE LOS “ARQUETIPOS CREANTES”, LOS ASTRALES, FECUNDADORES DE LA IDEA DIVINA O “DIOSES SOLARES”. LA LLAMA ES ÚNICA, AUN SI LOS ASPECTOS SON DIFERENTES”.
¿ENTENDÉIS?

HOARA SALUDA
18 de Febrero de 1981
Eugenio Siragusa