LOS CIRCULOS DE TRIGO Y LOS MENSAJES DE LOS SERES DE LUZ

DEL CIELO A LA TIERRA

HE ESCRITO EL 8 DE JUNIO DE 2023:

LA HERMANA ERIKA PAIS NOS HABLA DE LA POESÍA CÓSMICA DE LOS CROP CIRCLES.
LEED Y MEDITAD.
EN FE
GB

PLANETA TIERRA
8 de junio de 2023

Miro al cielo
Mientras la vida se va
Mientras feliz
Pinto por última vez
Pero tú has sido todo el cielo
Frida (o libertad, o Justicia, o Vida y hasta Amor N d R) es mi nombre que todo el mundo sabrá
Te quiero más
Que en aquel entonces

Existen ciertas canciones de amor, de vida, ciertas poesías vestidas con armonías musicales que alimentan nuestras nostalgias. Músicas que nos transportan a momentos particulares en los que nuestros sentidos psíquicos y espirituales se ponen de acuerdo para transformarse en llamadores de recuerdos subrayados de enseñanzas.

Y es en momentos fugaces, en milésimas de segundos en los que, si estamos atentos, podemos observar cuando los hechos externos y materiales les dan sentido y sustancia a aquellos hechos espirituales. Momentos mágicos en los que, por ejemplo, las estrofas de una canción pueden convertirse en profecías o en profundas metáforas descriptivas de nuestros caminos y destinos. Circunstancias en las que las palabras o expresiones no alcanzan para describir cabalmente un hecho que, por ser tan claro y extraordinario, cargado de un Amor tan profundo y puro, pareciera que no hablara de nada que pudiéramos tocar o conocer o de alguien que pudiéramos, alguna vez, haber visto, pero que, sin embargo, habla de nosotros y para nosotros.

No hay más nubes
Solo la realidad
La vida no es nada y no se repite
Este cielo es un nuevo Verbo para ti

Señales en el Cielo…algunas veces hemos alzado los ojos cegados por los reflejos de los rayos solares que atravesaban nubes de algodón, percibiendo débilmente formas milagrosas, imágenes Divinas y prodigios Sagrados, nunca suficientes para la frágil interpretación humana.

Señales en la Tierra…La Poderosa encarnación del Padre consuelo y espada de una generación malvada, toma formas, cuerpos, ideas, Verbos, imágenes…toca cada cosa creada, dándole la vida de su propia existencia y transformándola al mismo tiempo en Mensaje visual y o auditivo, más o menos sutil, de acuerdo a la necesidad temporal humana para toda alma dispuesta a ver y oír.

A lo largo de los años, una y otra vez y siempre en momentos muy particulares en la historia de nuestra lucha, de nuestros caminos y de nuestra Obra, extrañas y diversas formaciones en campos de cultivos en diferentes partes del mundo, expresaban en sus caprichosos y complejos diseños mensajes que, si bien resultaban ilegibles para muchos, para nosotros era posible interpretarlas con las claves crísticas de nuestro lenguaje Giovanneo heredadas por milenios y que forman parte del conocimiento adquirido a través de nuestros hermanos de las estrellas.

Sin temor a que este ensayo, este intento de reflexión escrito pudiera ser tildado de poseer una pesada carga de fanatismo infundado, podría compartir muchos, muchísimos, mensajes, imágenes, manifestaciones y sobre todo fotos o videos de comunicaciones inteligentes llamadas comúnmente “Círculos de trigo” que cronológicamente y de forma tan coherente como clara hablan abiertamente sobre la misión que Giorgio Bongiovanni y aquellos que lo circundan, desarrolla y/o debe desarrollar, así como los inicios y finales de las diferentes etapas de ésta. 
Pero para no aburrir al lector he elegido algunas mínimas manifestaciones sobre las que podrán leer y también admirar aquí mismo e inmediatamente después de terminar de leer sobre la más reciente y que ha provocado mi insensato deseo de escribir. Dejando al final del texto enlaces hacia las varias publicaciones compartidas a lo largo de los últimos 20 años, por lo menos.
Entonces, con vuestro misericordioso permiso daré pequeños saltos en el tiempo y comenzaré desde el inicio del fin o el fin del inicio…depende de como nuestras consciencias puedan interpretarlo.

Yo te cielo
Así mis alas
Se extíenden enormes para
Amarte sin medida
Amarte sin medida
Yo te cielo para amarte sin medida
Sin medida

De Erika Pais