LIBERTAD EN RIESGO. EL CAMINO INICIÁTICO A SEGUIR

De Giovanni Bongiovanni


Algunos acontecimientos están socavando gravemente nuestra libertad, principalmente las dos guerras en curso que se están volviendo cada vez más mundiales (la que enfrenta a Rusia y Ucrania y a Israel y Palestina o Hamás). Dos guerras en las que participaron muchos países.
En Occidente y en Oriente están surgiendo dos grandes bloques, dos bandos por la dominación mundial en guerras definidas por poder o por delegación. Los Estados Unidos de América junto con Europa forman el bloque occidental, mientras que China y Rusia forman el bloque oriental. Ambos incluyen otros estados menores que se unen por razones estratégicas, intereses políticos , económicos o simplemente están sometidos a ellos.
Tras la guerra que terminó en 1945, Italia se convierte en un país satélite de los Estados Unidos de América, recibe el financiamiento para el crecimiento económico y sufre la ocupación militar del territorio nacional y la presencia de servicios secretos. Posteriormente, con la OTAN, de la que Italia es miembro, pasa a formar parte de la Alianza Atlántica. La OTAN, organización gestionada directamente por Estados Unidos, nace con el objetivo de garantizar la defensa de sus países miembros.
Totalmente sometida a sus políticas, Italia se puso del lado de Ucrania ya en febrero del 2014, durante los primeros conflictos con Rusia, y aceptó todas las sanciones económicas propuestas por Washington que tuvieron muy fuertes repercusiones en la economía.

Finalmente, volvimos a apoyar a Israel, después del 7 de octubre del año pasado, por la masacre perpetrada por la organización terrorista Hamás. Nuestro apoyo fue confirmado incluso después de los ataques que el ejército israelí llevó a cabo contra civiles, ampliamente demostrados, considerados crímenes de guerra y condenados por las mayores organizaciones internacionales, la ONU en primer lugar. De hecho, ni siquiera se ha detenido nunca la venta de armas.
Privados de nuestra libertad no podemos tomar decisiones autónomas ni en política interna, ni mucho menos en política exterior. Una parte del pueblo italiano, junto con algunas voces autorizadas, estan expresando su desacuerdo con la implicación en ambas guerras, pero no se los escucha, al contrario, son combatidos a través de una guerra mediática y luego con el desvío de la atención pública. hacia otras problemáticas que ciertamente son de menor importancia.
Pero la indignación es algo que está desapareciendo, las personas que salen a la calle y apoyan a las asociaciones y movimientos de protesta no son suficientes para contrarrestar todos los órganos de poder del bloque occidental, cuyo alma es el sector industrial militar y que han tomado estas decisiones guerrafundantes. Mientras que los sujetos más débiles siempre sufren estas elecciones. Las políticas estadounidenses no han hecho más que empeorar nuestra calidad de vida en las últimas décadas. Han hecho a Italia y a todos los países europeos aún más débiles y serviles, nos han empobrecido para salvaguardar los privilegios de unos pocos.
Corruptos, vendidos, todos nuestros políticos que durante las elecciones prometen políticas más nacionalistas pero que, una vez en el poder, ocupan esas poltronas se alinean con las elecciones de quienes están en el poder, aunque vayan en contra de los intereses de nuestro país. Por bloque occidental me refiero, además de Estados Unidos y la Unión Europea, también a la OTAN, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y la ONU.
Incluso la ONU porque en realidad no tiene ninguna autonomía, aunque depende de ella, sus fracasos están ahí para que todos los ojos lo vean, un señuelo para esa humanidad ingenua y esperanzada en un cambio después de los horrores de la Segunda Guerra Mundial. La ONU fue creada para proteger la paz, la seguridad internacional y los derechos humanos, pero su burocracia la bloquea continuamente porque sin el apoyo de todos los miembros permanentes cada resolución puede ser bloqueada.

Y es de esta manera que EE.UU. bloquean su función, firmando a favor o en contra de todas las resoluciones en función de sus propios intereses geopolíticos sin ningún interés por los valores sobre los que ha sido constituída la organización.
Más de 11.000 niños han muerto en Palestina debido a la lucha contra el terrorismo de Hamás. Para frenar a la organización, Israel está devastando a toda una población con muertes y millones de refugiados, niños, jóvenes, mujeres, ancianos y todos los indefensos, están afectando barrios enteros, hospitales, escuelas, almacenes humanitarios, suministros, infraestructuras.

Todo lo que los países europeos se han comprometido a declarar ilegal después del mayor conflicto del mundo lo está haciendo el gobierno de Netanyahu con el apoyo del sionismo religioso y de las corrientes ultraortodoxas que también son muy poderosas en EE.UU., por lo que recibe el apoyo de todos los países europeos. que están alineados. Pero sabemos muy bien que los líderes de la organización no pueden estar escondidos en Gaza, están en otros lugares, protegidos tanto por las potencias occidentales como por las orientales porque Hamás siempre ha colaborado con ambas.
Los perdedores son siempre el pueblo palestino, que también es explotado por sus hermanos árabes y musulmanes, esos países que cuando entraron en el juego lo hicieron sólo por interés propio y que hoy no quieren llegar a un acuerdo ni siquiera sobre las sanciones contra Israel. En cuanto a Hamás, creo que es una organización sin ideal alguno, ni político ni religioso, pero que hace negocios, plenamente insertada en los juegos de poder del escenario internacional, que pretende garantizarse, ocultándose en aquellos lugares donde se intercambian favores los representantes de todas las naciones, occidentales y orientales, que por un lado hacen la guerra por poderes y por el otro hacen negocios.

En armas, en materias primas, en servicios, en intercambios de todo tipo, en lugares como Qatar por citar uno…
Pero nosotros, un pueblo que está indignado por la injusticia y que quiere un futuro pacífico, podríamos hacer mucho más porque tenemos un gran poder.
Veo intensificarse otra gran guerra en la que se invierten miles de recursos, la guerra de la información, de los medios de comunicación, que siempre está en manos de las potencias fuertes que luchan contra los librepensadores, los periodistas libres y la gente que quiere saber verdades de los hechos y se interesa por el conocimiento. Especialmente hoy, con la proliferación de las redes sociales, asistimos a una superficialización de los contenidos a gran escala y, dada la velocidad con la que viaja la información, aparentemente gratuita y de fácil acceso, es aún más fácil controlar la «psicología de las masas». «.
Cada segundo que pasamos viendo una imagen desde una PC o un teléfono inteligente expresamos nuestro grado de preferencia. El smartphone se ha convertido hoy en día en la herramienta más utilizada para la gestión diaria de la vida, para el trabajo y como herramienta de información y socialización. Gestionando las preferencias expresadas por nosotros podemos trabajar, lógicamente, aunque sea en contra de lo que pensamos, sobre una limitación de la información porque sólo se nos muestra una versión de los hechos. La versión que se nos muestra es aquella con la que ya hemos construido nuestro pensamiento, y esto nos limita en la posibilidad de deconstruirla para reconstruirla más claramente comparando múltiples versiones, tesis, opiniones, propuestas.

Y esta es sólo una de las estrategias, sólo uno de los efectos que esta máquina de control tiene sobre nosotros. Es cierto que, como decía Baudelaire: «El mayor engaño que jamás haya hecho el diablo fue convencer al mundo de que no existe». Internet representa hoy una oportunidad única para quienes buscan la verdad, pero al mismo tiempo una gran trampa para quienes ingenuamente se acercan a este medio convencidos de que tienen el control sobre él.
Navegar es cada vez más difícil y se necesita cierta educación para hacerlo y al mismo tiempo protección de los contenidos que literalmente bombardean nuestra mente. Esto es particularmente cierto para los jóvenes, que nunca han trabajado para desarrollar lentamente un pensamiento crítico y autónomo. Internet ofrece conocimientos rápidos que aprovechamos con demasiada dependencia, que nos cuesta interiorizar y que nos limitan en el camino del crecimiento personal.
El pensamiento se construye rápidamente, inconscientemente, ni siquiera es nuestro sino ajeno cuyo origen no podemos verificar debido a la rapidez de su uso. Tan rápido como se construye el pensamiento, éste puede ser destruido o manipulado.

La guerra de la información es una guerra contra todos los pueblos, una guerra para contrastar opiniones y difundir ideas alternativas, revolucionarias, que van contra la corriente del «pensamiento dominante». Las dos narrativas ciertamente chocan, como ocurre en el debate sobre las guerras entre Occidente y Oriente para apoyar sus propias causas de la guerra y justificar los crímenes cometidos.
Pero la batalla principal es contra el pueblo. Así como en la campaña electoral los dos bloques reúnen consensos, a menudo aplanando el diálogo y reduciéndolo a un choque entre hinchas, de esta manera también se eliminan los hechos históricos que pueden arrojar luz sobre las verdaderas intenciones. Ciertos hechos ya no se conocen y sólo existe el presente. Hamás ataca a Israel e Israel responde.
¿Y qué pasa con los civiles? Daños colaterales. Y la pregunta puesta sobre la mesa del debate es “¿de qué lado estás? ¿Con Rusia o con Europa y Estados Unidos? ¿Con Putin o con Biden con Netanyahu e Israel o con la Palestina de Hamas?”. Como si cuestiones tan importantes pudieran reducirse a una mera simplificación. Todo esto es parte de esa estrategia informativa que aturde al pueblo, lo aplana cerebralmente, lo inhibe hasta el punto de perder de vista no sólo la historia, sino también el presente con sus tragedias que lentamente pasan ante nuestros ojos.
“¡Más de 11.000 niños asesinados por el ejército israelí desde el 7 de octubre hasta hoy!”. ¡Este es un hecho muy grave y el mundo entero debería detenerse inmediatamente si fuéramos una civilización saludable!

Pero el pueblo es incapaz de actuar porque está debilitado en su fuerza interior primitiva, privado de esos valores fuertes, de principios saludables sobre los cuales quienes detentan el poder de la información han trabajado durante años para destruir. ¡Esta es la era en la que Dios murió y con él todos los valores que lo representan! Lo hemos reemplazado por dinero, bienestar, posición social, ciencia, tecnología, cálculo. Nos estamos convirtiendo en máquinas insensibles. Todo esto debería hacernos reflexionar.
Pero si la guerra también es contra nosotros, contra el pueblo, para limitar nuestra capacidad de indignarnos y rebelarnos, significa que tenemos un gran poder, pero no nos damos cuenta y nos creemos inútiles. Pero alguien, en cambio, que sabe hacer bien cálculos y previsiones, decide gastar enormes recursos para controlar y maniobrar nuestras opiniones, y entonces debemos despertar y comprender que podemos cambiar las cosas y que tenemos la posibilidad de mover la balanza de consenso y posiblemente revertir la situación.
Debemos trabajar más, debemos informarnos mejor, debemos comparar todas las tesis y buscar la verdad de las cosas en esas profundidades incómodas, debemos sumergirnos.
Debemos tomar decisiones más sostenibles en nuestras vidas, debemos tomar decisiones más sabias para nuestro futuro, debemos unirnos a asociaciones y organizaciones de la sociedad civil y transformarnos en activistas, pero no sólo cuando ocurren tragedias, sino durante todo el año y en cada ocasión. ¡Despertemos y unámonos! Si estuviéramos en guerra les hubiera dicho alistarnos, aunque debemos entender que ya estamos en guerra, luchemos por nuestra libertad antes de que nos la arrebaten definitivamente.
Hoy vivimos en libertad limitada, esclavos de un sistema ignorante y servil, la mitad de nuestros ingresos van a parar a los bolsillos de otros, los servicios primarios ya no son adecuados y ya no garantizan nada, la educación, la sanidad, nosotros mismos hemos perdido nuestra identidad, nosotros no somos más seres humanos sino consumidores, y lo que distinguía a nuestro país en el mundo, la riqueza cultural y el arte, se ha transformado en una «extensión infinita de bienes», como el resto de Europa.

Otra historia relacionada con nuestra libertad es la del activista australiano Julian Assange, “golpea a uno para educar a cien”. Un periodista libre conocido por haber filtrado más de 700.000 mil documentos secretos recibidos de la ex militar Chelsea Manning sobre información de crímenes de guerra, torturas, masacres de civiles inocentes desde Afganistán hasta Irak, Guantánamo y otros asuntos sucios de los Estados Unidos de América efectuados en todo el mundo.
Assange está en el centro de la persecución política, siendo investigado en Suecia por acusaciones de violación y en Estados Unidos por espionaje; Desde 2019 se encuentra encerrado en la prisión de máxima seguridad de Belmarsh, el Guantánamo británico, a la espera de la decisión sobre la extradición solicitada por Estados Unidos, donde el activista australiano corre el riesgo de ser condenado a hasta 175 años de prisión. Pero para ser honesto, hay que decir que Assange y su redacción de WikiLeaks ocultaron toda la información que podría haber puesto en riesgo la vida de los soldados involucrados y de los agentes de inteligencia, reportando sólo la información que es útil para que los ciudadanos conozcamos el modus operandi de los EE.UU. De esta manera logramos descubrir el verdadero rostro de la nación que se proclama emblema de la democracia y los derechos civiles.

Estos hechos se conectan con la lucha por la información de la que hablaba anteriormente. Amordazar el periodismo libre es otra de las grandes estrategias puestas en marcha para el «control de las masas». Sería el fin de todos nosotros, ya no podríamos tomar decisiones importantes sin saber qué está pasando en el mundo, qué están decidiendo nuestros líderes y qué acciones están implementando, todo esto nos dejaría ciegos. Imagínese sin información sobre los acontecimientos en Gaza, sobre los estragos que se están cometiendo, ¿qué podríamos pensar? ¿En qué dirección nos moveríamos? O mejor dicho, ¿hacia dónde seríamos redirigidos?
Incluso en esta lucha de este año deberíamos tomar partido.
Habría otros hechos de los que hablar, que están socavando las bases de nuestra libertad, pero ahora me limitaré a mencionarlos, pero les sugiero profundizar más, son dos procesos que se vienen dando desde hace muchos años en nuestro país, me refiero a la reforma de la Justicia y a la modificación de la Constitución italiana.
Intenta favorecer a la casta, proteger a los delincuentes y amordazar la información. Ambos acontecimientos podrían marcar el inicio de una nueva dictadura, Italia daría entrada a otros países de Europa y del mundo que seguirían la misma línea política. De hecho, ya está sucediendo también en Israel, donde el gobierno de Netanyahu ha propuesto una reforma judicial que, entre otras cosas, ayudaría al Primer Ministro en sus asuntos privados relacionados con la corrupción. Gobiernos tanto profascistas como xenófobos.

Hoy podemos leer en muchos medios fiables cómo se llevaron a cabo los planes de la P2, la logia masónica infiltrada por servicios secretos desviados. Ambos procesos forman parte de esos intentos de dominar al pueblo y convertirlo en un rebaño, que ya no sea un ser humano que piensa libremente sino un individuo incapaz de construir un pensamiento libre y autónomo y de elegir lo que es bueno y lo que no para sus propias vidas.
Cada tema que he intentado resumir en este artículo habla del peligro para nuestra libertad.

Todos los hechos están conectados entre sí y forman parte de un plan que los órganos de poder vienen construyendo desde hace muchos años. Para gobernar un mundo en constante expansión es necesario anestesiar a la sociedad, una sociedad que estará poblada por nuevas generaciones que están rechazando todos los valores o no valores sobre los que se fundó esta sociedad, una nueva generación que podría rebelarse. si no se controla eficazmente. Pero el objetivo de este control es llevar a los jóvenes y a todo el género humano a perder la esperanza en el futuro, lo que deriva en una depresión psicológica y espiritual resultante de una devaluación total de los valores. Este es el momento en que el nihilismo se revela.
Para recoger las conclusiones y dejarnos un mensaje de esperanza y salvación, creo que un camino viable para lograr un cambio en la sociedad es partir de un cambio profundo en nosotros mismos. A través de un camino de crecimiento personal entendido como una transformación del ego, en convertirse en hombres nuevos, para vivir en una sociedad renovada. Esta transformación nos podría permitir ser más fuertes en relación a todo lo que está sucediendo y no sucumbir a los acontecimientos que están ocurriendo en el mundo y que de otro modo nos llevarían a una depresión de nuestra conciencia.

La cuestión sobre la que se abre el debate respecto al modo en cómo interpretar la vida, y por tanto la sociedad, nos está llevando a un choque entre civilizaciones, como está ocurriendo entre Occidente y Oriente, pero este enfrentamiento ya no puede ser de carácter político. , teológico o filosófico, sino iniciático. Sólo teniendo una experiencia concreta de naturaleza inicíatica entendida como una transformación del ego podemos esperar un cambio en toda la sociedad humana. Este nihilismo, que recorre la sociedad, debe transformarse en un nihilismo activo, pero debemos tener el coraje de observar las tragedias del mundo y afrontar el camino iniciático que comienza con el sufrimiento, para luego llegar a un renacimiento, es el camino del hombre nuevo, es un viaje iniciático.

Giovanni Bongiovanni
19 de enero de 2024