LA VOLUNTAD, LA FE Y LA ENTREGA SON EL CAMINO PARA IMITAR A CRISTO

DEL CIELO A LA TIERRA

Por Juan Alberto Rambaldo

El mensaje que vamos a compartir fue recibido por Giorgio Bongiovanni este último viernes santo y es tremendamente impactante, porque dice cosas, que por lo menos yo desconocía y que nos dan la pauta de lo importante que es sortear la prueba. Esta es una enseñanza maravillosa en dónde Cristo nos enseña como Él transita la debilidad humana enfrentándola y trasmutándola.

En el momento del Getsemaní Jesús se encuentra solo, lo aplasta una soledad absoluta ya que sus tres amigos, los apóstoles, que había llevado con Él se habían quedado dormidos. JesúsCristo los llamaba pero estos, no podían reaccionar, eso nos hace pensar, que el mismo Padre impedía que ellos despertaran para que esa sensación de soledad fuera sentida por Su hijo.

JesúsCristo clama por Él, pero Su Padre no le contesta. A esa angustia se suma que advierte que había perdido todos Sus poderes para manejar la materia en la Tierra como Cristo, ahora, lo único que aún posee, es el poder de la clarividencia que lo lleva a ver, lo que a Él le iba a suceder, su futuro próximo y el del mundo.

Por estas visiones, Cristo entra en una situación tremendamente angustiante que desencadena una situación de temor haciendo que se preguntase si podía o no superar la prueba, en ese momento de desconsuelo observa una luz brillante que lo llena de emoción al pensar que Su Padre lo había escuchado. Él, lo había escuchado, por eso le envía un arcángel, para que lo tiente y ver, si Su Hijo podía pasar la prueba.

Debemos recordar siempre, para no mezclar, que Lucifer y Satanás no son lo mismo. Satanás, tienta en la materia y Lucifer, tienta en el espíritu.

Al ofrecerle salvar a Su Madre pero destruir a sus amigos, JesúsCristo advierte la jugada de Lucifer, entonces Él, hace una relación de quien lo está tentando con una serpiente y Lucifer, queda transformado en una y le pisa la cabeza.

De esta manera JesúsCristo, como hombre, supera la prueba y enfrenta a todo lo que sabía que iba a suceder. Superar la prueba como hombre es lo más importante que debemos ver, porque Él como Cristo, podía enfrentarse a todo, pero como hombre, tenía que soportar el sufrimiento y sobrellevarlo hasta el final demostrando, que la voluntad, la fe y la entrega, son el camino para vencer en forma total a la materia.

Esta fue la manera práctica de demostrar aquello que decía JesúsCristo, «Yo soy el camino, la verdad y la Vida». Él lleva adelante y plasma en los hechos eso que les había enseñado a los apóstoles cuando les enseñó a rezar el Padre Nuestro.