LA FELICIDAD DEL UNIVERSO Y EL AMOR DE CRISTO

De Francesca Panfilli

‘La felicidad del universo y el amor de Cristo’ este es el título del último encuentro con Giorgio Bongiovanni que tuvo lugar en Nápoles. Esta vez quien lo entrevistó fue el ecléctico abogado y artista Gaetano Ferrara, amigo de Giorgio, que puso a disposición su talento y la comicidad napolitana para involucrar al público con preguntas y consideraciones sobre los temas mundiales actuales y la ciencia del espíritu.

‘¿Qué es la felicidad en el universo?’ con esta pregunta Gaetano comenzó la entrevista.
‘La verdadera felicidad es la que nos hace vibrar el corazón y la encuentras cuando logras admirar y comprender el arte y la creación’, responde Giorgio Bongiovanni, que invita a los numerosos oyentes presentes y en streaming a experimentar alegría y gratitud a través de la contemplación de la creación y comprensión del lenguaje del universo y del diseño de Dios
‘La felicidad no puede ser un fin en sí misma’, nos exhorta Giorgio Bongiovanni. La felicidad, de acuerdo con las enseñanzas de la ciencia del espíritu, debe representar la vía en la que evolucionamos y a través de la cual crecemos. A pesar del sufrimiento de los estigmas, Giorgio nos invita a ser felices y a vivir en una condición de alegría espiritual que sea capaz de hacernos crecer y saborear la vida. Amar también en el sufrimiento, como nos enseñó Cristo, ayudar a los que sufren, ofrecer a nuestros hermanos de la Tierra una enseñanza de liberación manifestando una alegría contagiosa capaz de atraer a las almas que encontramos en nuestro camino. A esto nos anima Giorgio que añade: ‘El mundo va mal porque nadie es feliz. No son felices los que viven en la pobreza y tampoco los que viven en la riqueza. Mientras no haya un viaje al universo como condición evolutiva de cada ciudadano del mundo y mientras haya seres humanos que no tengan lo necesario para vivir, seguiremos siendo dominados por tiranos que nos gobiernan. Tiranos y dominadores enfermos de harbar, nos dice Giorgio Bongiovanni.

El arte es un instrumento de la alegría divina y una manifestación del amor de Dios, nos explican los extraterrestres a través de Giorgio Bongiovanni y Nápoles, lugar de arte, colores y cultura, representa bien el significado de este amor que impregna la creación, siempre dispuesto a renacer. Símbolo de esto es San Gennaro.
‘Nápoles es la personificación viva de San Genaro’ explicó Giorgio Bongiovanni porque como el santo la ciudad también vive una especie de persecución. Se ha intentado matar a Nápoles y su cultura con el tiempo, pero este lugar siempre se ha levantado, a pesar de todo.
Giorgio luego habló de la grave situación de guerra que atenaza la tierra santa comentando la profecía que lanzó Cristo hace 2000 años al pueblo que habita esos lugares.
‘La Palestina espiritual hoy está aquí en las tierras latinas y la batalla que yo tengo que librar contra la delincuencia está aquí… un día la tierra palestina será liberada y serán los jóvenes quienes lo harán’, explicó el estigmatizado que también habló de su relación con Eugenio Siragusa y de la misión social que realiza junto a los justos, enviados de Dios a la Tierra para cambiar la sociedad y ejercer el valor profético del que el Señor nos ha hablado hace 2000 años.
La enseñanza espiritual más sublime y capaz de recoger todas las filosofías y religiones que se han manifestado en el mundo, es la de Cristo, nos ha dicho Giorgio que hablando de la Obra de los Jóvenes en la Tierra ha comentado la misión del Consolador prometido.

‘La obra de Juan (giovannea) es la misión del Consolador prometido anunciado por Cristo hace 2000 años. El Consolador prometido inicia su obra con Eugenio Siragusa y la continúa también hoy sirviéndose de sus instrumentos. El Consolador revela al hombre las cosas que hace 2000 años no podían ser comprendidas. El espíritu de Verdad es decir, el Paráclito, explica la ciencia del espíritu. Así nos dijo el Señor. Esta ciencia es la enseñanza traída a la Tierra por el Genio Solar Cristo, manifestación divina del amor supremo, del amor incondicional y de la justicia divina perfecta’ afirmó Giorgio Bongiovanni que los invitamos a escuchar atentamente en su exposición haciendo clic en el enlace de abajo.
Buena audición!

Con amor
Francesca
26 de Octubre 2023