LA CASA DE MI PADRE NO ESTÁ HECHA DE PIEDRA

LA CASA DE MI PADRE ES LA TIERRA, LA MORADA EN LA QUE LA LUZ SE HACE CARNE Y SANGRE EN EL TEMPLO DEL HOMBRE. 
EN ESTA MADRE GENEROSA, DISPENSADORA DE VIDA A TRAVÉS DE LA INCUBACIÓN DE LA LUZ SOLAR, RESIDE LA VOLUNTAD DE AQUEL QUE CREA Y MANIFIESTA SUS EXIGENCIAS EVOLUTIVAS. 
LA CASA DE MI PADRE ES EL CORAZÓN DEL MUNDO Y DEL HOMBRE, DONDE ESTÁ LA LLAMA DE AQUEL VÍNCULO QUE UNE EL CIELO CON LA TIERRA, LO MANIFESTADO CON LA IDEA CREADORA, EL AMOR CON EL AMOR. 
LAS IGLESIAS CONSTRUIDAS POR LOS HOMBRES NO SON MÁS QUE FRÍOS REFUGIOS DE PIEDRA, LUGARES DE RITO Y DE OSTENTACIÓN, OSCUROS SEPULCROS INANIMADOS SIN VERDADERO ESPÍRITU. 
LA IGLESIA DE MI PADRE ES LA HUMANIDAD Y SU CASA ES LA MADRE TIERRA.

DEL CIELO A LA TIERRA 
EL MAESTRO JESÚS 
A TRAVÉS DE GIORGIO BONGIOVANNI 

 
Porto S. Elpidio
6 de Marzo de 1991