EL PRECIO DEL DISCÍPULO

DEL CIELO A LA TIERRA

HE ESCRITO EL 16 DE ENERO DE 2017:

“TE DOY GRACIAS, PADRE, SEÑOR DEL CIELO Y DE LA TIERRA, PORQUE ESCONDISTE ESTAS COSAS A LOS SABIOS Y ALOS ENTENDIDOS, Y LAS REVELASTE A LOS NIÑOS” (Mateo 11, 25).
¡ESTO ES LO QUE ENSEÑABA EL MAESTRO DE TODOS LOS MAESTROS, JESÚS CRISTO, A LA MULTITUD!
MI AMIGO CIRO DE MILÁN ES UNO DE ESTOS BIENAVENTURADOS, SIMPLES Y PUROS, A LOS QUE SE REFERÍA JESÚS.
LEED, MEDITAD Y DEDUCID.
EN FE
G. B.

Palermo (Italia)
16 de Enero de 2017

EL PRECIO DEL DISCÍPULO
Por Ciro Corrao

“Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por causa de mí, la hallará. Pues ¿qué provecho obtendrá un hombre si gana el mundo entero, pero pierde su alma? O ¿qué dará un hombre a cambio de su alma? Porque el Hijo del Hombre ha de venir en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces recompensará a cada uno según sus obras. En verdad os digo que hay algunos de los que están aquí que no probarán la muerte hasta que vean al Hijo del Hombre venir en su reino” (Mateo 16, 24-28).
Comentario:

Repetimos la frase que hemos leído muchas veces:
Estamos en el tiempo de la Venida del Rey de reyes y Señor de señores.
Muchos de nosotros, individuos pecadores en esta tierra maravillosa a la que hemos llamado mundo, rica de lugares, montañas, lugares en los que hay agua, ya sea mar, o río, después de milenios no somos dignos de decir: “Señor, te recibimos humildemente en este Paraíso que nos has dado y al que hemos mantenido con respeto, siguiendo tu ley y tus consejos, para mantener lo mejor posible esta creación tuya, así como nos la has dado para nuestra evolución”.
¡¡¡De hecho tenemos que hacer todo de vuelta, todo está mal!!!
Y sería justo que cuando venga el Padre nuestro resetee este ambiente infernal que hemos seguido construyendo con nuestra despreocupación, destruyéndolo.
Habría sido suficiente con atenernos a algunos puntos, ahora es difícil, pero podemos lograrlo si lo intentamos. Tenemos que:

– ser humildes,
– ser altruistas,
– ser tolerantes,
– practicar el amor fraternal,
– despojarse de todo y dárselo a nuestro hermano,
– ser servidores del otro,
– no tener sentimientos egoístas,
– no tener sentimientos posesivos,
– no tener miedo a dejar las cosas terrenales,
– no tener deseos de tener más, sino solo el amor fraternal.
Pocos de nosotros lo han comprendido y han cambiado. Yo, que estoy escribiendo, he cambiado y soy feliz de haberlo hecho. Siempre llevé conmigo una cruz, pero era una equivocada, de hecho por la ley de causa y efecto pagaba las consecuencias de mis acciones.
Si pensamos en las palabras escritas anteriormente: ¿de qué sirve que un hombre se convierta en el dueño del mundo para después perder su alma?
Nadie piensa en ello porque a esta altura este sistema maligno ha invadido todo, nos ha robado hasta los pensamientos.
En síntesis: trabajemos en la viña del Señor, ayudemos, defendamos a los débiles, digamos dónde está el mal y así podremos ganar un instante de paz evolucionando hacia otros lugares, si no lo hacemos ¿sabéis qué nos espera cuando Él regrese? Solo la segunda muerte.
En fe
Ciro Corrao
16 de Enero de 2017