EL MISIL RUSO SATAN Y EL LLAMAMIENTO A LA PAZ DE LA SANTA MADRE DE FÁTIMA

10 Jul, 2023

‘El misil ruso Satán y el llamamiento a la paz de la Santa Madre de Fátima’ es el título de la última entrevista que el estigmatizado Giorgio Bongiovanni concedió al investigador Pier Giorgio Caria.
Durante este encuentro se tocaron temas fundamentales para el presente y el futuro de la humanidad.
La justicia y el amor siempre han caracterizado los rostros de Dios en la historia del hombre. Partiendo de la historia de Juan Bautista, Giorgio Bongiovanni ha profundizado la naturaleza de Dios en función de los tiempos que estamos viviendo y el papel de la Santa Madre de Fátima.

‘Dios, que es amor infinito, pero también justicia infinita, elige dar al hombre una posibilidad más. La historia de Juan Bautista nos enseña que no somos nosotros quienes tenemos que hacer justicia y que no somos nosotros quienes podemos definir el proyecto que Dios tiene para la historia.

La justicia se aplica según el proyecto del Arquitecto del todo – afirmó el estigmatizado de Floridia – Es Él quien llevará a cabo la justicia de la que habla Cristo, pero los tiempos, las formas, los lugares y el método los decide sólo el Padre y Su Hijo Jesucristo’.

El deseo de justicia inmediata y de que se instaurase al instante el reino de Dios era el que tenía el Bautista quien, sin embargo, se dio cuenta, reconociendo a Cristo desde las Obras como Hijo de Dios, que el designio del Redentor era, hoy como entonces, la antítesis de la imposición, de la autoridad, de la violencia y de la ley aplicada por el miedo.

‘Cristo desea establecer su reino con la conciencia de la bondad, del amor, de la fraternidad, de la paz, de la donación y del altruismo’, dijo Giorgio Bongiovanni.
Al hombre de hace 2.000 años le faltaba la oferta redentora y el poner la otra mejilla.

‘El hombre, a pesar de haber conocido a Cristo, sigue reaccionando con violencia, entonces el regreso del Mesías’, esta justificado que sea con autoridad y justicia, prosiguió el estigmatizado, reiterando la enseñanza del Bautista: ‘Lo que debe cumplirse y lo que afirman las Escrituras se cumplirá, pero el cuándo y el cómo solo el Padre puede determinarlo’.

Por tanto, el hombre sólo debe obedecer al Señor y esperar con las manos firmes en el arado trabajando en Su viña.

‘Hoy la Santa Madre me pregunta si estoy disponible, a través de las señales que tengo, para hacer un llamado a los hombres a que se arrepientan y cambien a través de la oración y las acciones y no puedo responderLe que quiero que Su Hijo venga inmediatamente y haga justicia’… declaró Giorgio Bongiovanni quien continuó diciendo: ‘No puedo hacer esto porque he aprendido la lección del Bautista.
Yo sé quién es la Santa Madre y obedezco. Además, también tengo una razón de conveniencia: si un día me encuentro en pecado y error y le pido al Padre una oportunidad, me dirá que no, Si yo no se la di primero a mis hermanos de la humanidad de la tierra, reafirmo.

‘Estamos aquí para servir. Nunca pensamos que podemos revestirnos de una autoridad o realeza que no tenemos o juzgar a nuestro hermano’, declaró Giorgio Bongiovanni quien dijo estar seguro de que la justicia de Dios está próxima a llegar, pero listo para servir los designios del Padre con absoluta disponibilidad. Planes que también pueden cambiar en el curso de la obra y que necesitan ser atendidos en todo caso y siempre con dedicación, humildad y servicio.
La Madre Celeste es la anunciadora del Apocalipsis, fue dicho reiteradamente durante la entrevista. ‘Nuestra Señora anuncia el Apocalipsis y es, de hecho, el Consolador Prometido’, afirmó Bongiovanni, definiendo al Consolador Prometido como la revelación que la Santísima Madre hace a lo largo de la historia con sus apariciones.
Por tanto, la Mujer es la protagonista absoluta de la revelación, mientras que el hombre, bajo la apariencia de profeta y apóstol, es el servidor y guardián de este proyecto, convirtiéndose en portavoz de la Madre de Cristo.

La prueba elocuente del papel de la Madre Divina es el hecho de que hasta el día de hoy todavía no ha habido ningún holocausto nuclear gracias a Nuestra Señora que predijo los castigos de Dios para que la humanidad se arrepintiera, evitando predicciones nefastas, ligadas al cumplimiento de las causas establecidas a lo largo de los siglos.

«Hoy quiero hablarles del amor más grande de todos los amores que es el de la Santísima Madre que hizo que sucedieran hechos para evitar el castigo de Dios. A partir de los años ´60, en efecto, han aparecido en la tierra personajes que han cambiado el futuro de generaciones y por lo tanto entre las nuevas generaciones ha nacido un porcentaje de personas que tienen una genética nueva, diferente a la que existía antes”, dijo Giorgio Bongiovanni explicando cómo Nuestra Señora ha impedido que se lanzaran misiles nucleares a lo largo de los años 60 y 70.

Los tiempos de la humanidad, por tanto, se han prolongado gracias al amor de la Santa Madre.

¨Debemos preguntarnos por qué la Madre Celeste está alargando los tiempos -declaró el estigmatizado- La respuesta es que aún no somos dignos de la salvación de Dios… aún no estamos preparados para el reino de Dios y su paz eterna. La Madre Cósmica aún desea darnos esperanza¨.

En la última parte de la entrevista, Giorgio Bongiovanni también habló de la situación geopolítica internacional, de Rusia, del papel de Putin en el mundo y de los planes actuales del anticristo.
También se trataron los temas de la divulgación y de las implicaciones sociales, políticas y espirituales del contacto cósmico.

Para profundizar en estos importantes conceptos, lo invitamos a escuchar la entrevista completa haciendo clic aquí:

Con amor y gratitud,
Francesca