SOBRE EL EVANGELIO DE JUAN. COMENTARIOS Y PROFUNDIZACION 1a PARTE

4 Jun, 2023

DAL CIELO A LA TIERRA

De Flavio Ciuccani

El Evangelio de Juan
Lectura de los primeros cuatro capítulos.

Introducción
Muchas personas me han pedido que hable sobre la Iglesia Giovanea, Marco Marsili me entrevistó recientemente sobre el significado de la misma, así que los remito a su canal para que puedan verlo.
Hemos explicado qué es la Iglesia Giovanea, es decir, que no es una Iglesia propiamente dicha y que no es una institución, pero muchos se preguntan ¿dónde encontramos todas estas verdades Giovaneas?
Las encontramos en el Evangelio, entonces lo único que se puede hacer es tomar el Evangelio y leerlo, porque creo que en el Evangelio de Juan está la mayor concentración de esas verdades que nosotros decimos que son las Verdades de Juan.

Espero que se enamoren del Evangelio de Juan…
¿Cuál es la diferencia entre el Evangelio de Juan y los otros Evangelios?
Siempre hago esta comparación: pensemos en una película en la que el director tiene que mostrar una escena en la que Jesús habla a la multitud; siguiendo los 3 Evangelios, Mateo, Marcos y Lucas, el director hará un plano de una gran multitud y al fondo, a lo lejos, Jesús hablando; en cambio en el evangelio de Juan observamos una escena opuesta, Jesús se nos presentará de espaldas, o ni siquiera será posible verlo, solo podremos escuchar su voz, y en el fondo la gente reunida para escucharlo . ¿Por qué todo esto?

Porque Juan habla de un Jesús que él ha vivido, Juan siempre ha sido considerado desde la antigüedad como «aquel que reclinó su cabeza sobre el pecho del Señor». El significado de este apelativo era muy lógico en la Edad Media y en la antigüedad, pues “apoyar la cabeza sobre el pecho” significaba apoyarse en el Corazón.

El Corazón, para todo el medioevo, es la parte donde se concentran los recuerdos, los pensamientos y sobre todo la memoria, por lo que Juan es quien sintió la memoria de Jesucristo a través del Corazón y de hecho a lo largo de la antigüedad se le llamó «El apóstol elegido por Jesús» pero tambien se le llamaba «Aquel que reposó su cabeza sobre el pecho del Señor» y esto es muy importante: significa que es el quien ha sentido el latido del corazón de Jesucristo, que ha entendido y comprendido los sentimientos, emociones y el significado esotérico de su memoria.
“El latido del corazón de Jesucristo” significa aprender a través del corazón; por ejemplo, todavía hoy en Francia se utiliza el término “Apprendre par Coeur” que tiene el mismo significado que la frase que acabamos de analizar, significa aprender de memoria y esta manera de hablar ya estaba presente en la antigua tradición medieval.
Los Dos Hermanos

El apóstol Juan tenía un hermano llamado Santiago, se les llamaba «Hijos del trueno» porque eran impetuosos, eran personas que tenían el ímpetu, la fe, el orgullo de estar cerca de Cristo, tan cierto que su madre un día fue a decirle a Jesús «Te recomiendo estos dos hijos, pon uno a tu derecha y otro a tu izquierda», como si dijera: cuando construyas tu Reino, hagamos un ministerio del exterior y un ministro del interior…
Pero debemos notar que, aparte de las afinidades genéticas y de comportamiento, Juan nunca ha estado tan cerca de Santiago, pero en la lectura del Evangelio, a menudo encontramos a Juan asociado con Pedro. ¿Por qué Pedro?

No sé la respuesta certera, pero creo que hay una especie de unión entre Pedro y Juan, especialmente después de la muerte del Señor. Ellos fueron los primeros en ver la tumba de Jesús vacía, por lo tanto, en tener la manifestación por excelencia de la resurrección de Cristo.

También es cierto que Pedro y Juan no estaban bien en Jerusalén, de hecho, después de la muerte de Cristo, la Iglesia de Jerusalén estaba muy unida a los judíos y los dos apóstoles no se sentían muy cercanos a ellos. Al frente de la comunidad cristiana de Jerusalén había sido elegido Santiago el mayor, el hermano mayor de Jesús o mejor dicho el medio hermano; era anciano y había visto nacer a Jesús y era llamado “El Sabio». Lo encontramos en las lecturas anteriores que le hacía compañía a María, en momento de sus dolores de parto, mientras José buscaba una partera.

Sin embargo, es la misma persona de la que habla el Evangelio, que cuando Jesús predicaba en las sinagogas y era expulsado por los judíos, iba al jefe de la sinagoga a disculparse: “al oír esto, vinieron a prenderle, porque decían:” ¡Está fuera de sí!». (Mc 3, 21); y Jesús había replicado, al oír la noticia de que su madre y hermanos habían venido a escucharlo, con la famosa frase: «¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos… ¡Aquí están mi madre y mis hermanos! El que hace la voluntad de Dios, es mi hermano, mi hermana y mi madre» (Mc 3, 33-35). Evidentemente Nuestra Señora hizo un buen trabajo con Santiago, lo transformó y sobre todo lo llevó a creer en Cristo, su Hermano. La visión de la Resurrección de los muertos lo llevó a ser la cabeza de la iglesia en Jerusalén.
Pero después de la muerte y resurrección de Jesús, Juan y Pedro permanecieron siempre juntos, eran ellos los que iban al templo a orar y hablar a la gente, describiendo a Cristo como el Salvador, como el Mesías esperado.
Pero también decían que Jesús hacía milagros, y por esto querían arrestarlos, por lo que, en desacuerdo con Jerusalén, se fueron y caminaron hacia la costa, donde estaban las ciudades de los griegos y romanos, donde estaban los politeístas y los judíos de la diáspora que, sin embargo, eran minoría.

Entonces Juan siempre estuvo con Pedro y recorrieron toda la costa hasta llegar a Turquía, en la costa del mar Egeo, y en ese momento se separaron: uno se fue a Roma y el otro se quedó en la zona de Éfeso, donde vivió con la Virgen en una pequeña casa al borde de un bosque, y en esa zona nacieron muchas iglesias y comunidades y Juan se instaló allí, practicando la predicación durante mucho tiempo.

A la muerte de Pedro se sintió obligado a ir en busca de la comunidad de Roma y se instaló en una zona que hoy podría definirse como la que está detrás de «San Giovanni in Laterano», en un radio de pocos kilómetros y allí había una comunidad que visitó y fue quizás la primera comunidad que fundó Pedro (Pedro ya había muerto en tiempos de Nerón, después del «famoso incendio de Roma»).
Desafortunadamente, algo grave sucedió en ese período: Juan se encontró con una persecución y fue capturado y encarcelado.
El apóstol Juan fue el único de los apóstoles que fue, digamos, martirizado, pero no murió por martirio. Consideremos que Juan permaneció en Roma por un tiempo hasta su martirio y esto sucedió cerca de un área llamada «Porta Latina»: a 15 – 20 metros de distancia hay un pequeño templo que conmemora el lugar donde ocurrió el martirio de Juan.

El martirio de Juan y su exilio
Tomaron a Juan y lo metieron a la fuerza en aceite hirviendo, pero en ese momento sucedió algo extraordinario: ¡tan pronto como entraba al aceite, este se enfriaba!
Así que los verdugos no hicieron más que sacarlo y volverlo a meter sin poder lastimarlo.
Habiendo entendido lo prodigioso del hecho, los romanos no quisieron hacer entender a las comunidades cristianas lo que realmente había sucedido y de lo que era capaz esta persona, por lo que lo enviaron al destierro muy lejos de la comunidad romana, a una isla llamada «PATMOS».

Aquí Juan comenzó a tener visiones y escribió «El Apocalipsis»; después de concluirlo, llegó un mandato de Roma que decía que todos aquellos que no habían cometido actos contra el estado y el imperio romano deberían ser liberados.

Entonces Juan el Apóstol también fue liberado, pero cuando regresó a Éfeso, los cristianos le encontraron una casa en una colina, desde donde se podía ver el mar.
Una morada adecuada para él, sobre todo porque deseaba ver salir el sol todas las mañanas: siempre estuvo convencido de que Cristo regresaría del oriente porque Cristo era la Luz que vino al mundo, la Luz del mundo y la Luz de los hombres, y como el sol sale por el oriente, Cristo reaparecería en el mismo lugar. Y él, como un águila, miraba fijamente al sol naciente, esperando ver a su Maestro.

Esta es un poco la historia de Juan, lógicamente muy resumida, que representa, tanto para la antigüedad como en la tradición cristiana posterior, un punto importante del cristianismo, tanto que la iglesia de Roma de «San Giovanni in Laterano» se construyó mientras se estaba construyendo la primera basílica de «San Pietro» y en consecuencia, la iglesia de «San Giovanni in Laterano» se construyó en menos tiempo porque quien la construyó quería construir un templo cristiano que fuera un ejemplo de esoterismo.

De hecho, se le dio el nombre y título de «Archi basílica papal del Santísimo Salvador y de los Santos Juan Bautista y del Evangelista de Letrán, madre y cabeza de todas las iglesias de la ciudad y del mundo», por lo que esta es la Iglesia que recuerda precisamente el lugar donde vivió Juan el Apóstol.
Sigue la lectura del Evangelio
Recomendamos leer el texto del Evangelio en los primeros cuatro capítulos (Ctrl+clic):

Link del 1° cap.: https://www.laparola.net/testo.php?versioni[]=C.E.I.&riferimento=Giovanni1
Link del 2° cap.: https://www.laparola.net/testo.php?versioni[]=C.E.I.&riferimento=Giovanni2
Link del 3° cap.: https://www.laparola.net/testo.php?versioni[]=C.E.I.&riferimento=Giovanni3
Link del 4° cap.: https://www.laparola.net/testo.php?versioni[]=C.E.I.&riferimento=Giovanni4
Discusiones, explicaciones y consideraciones tras la lectura de los capítulos 1, 2, 3 y 4 del Evangelio de Juan

Hay que tener en cuenta una cosa: Juan no habla de Milagros, pero habla de Señales, la palabra Milagro siempre va unida a Señales, pero no habla de Milagros, Jesús da Señales.
Este es un buen consejo que damos a todos los que siguen las Verdades Giovaneas, de no hablar de milagros, los milagros los dejamos a los ateos, a los que creen en supersticiones, a los que no creen o no tienen conocimiento; para nosotros son Signos, Señales… para la Ciencia del Espíritu es un Signo, porque sabemos explicar el Milagro, la Ciencia del Espíritu nos lo explica, es en todo caso Signo de la presencia Divina en la tierra.

El Milagro es algo que es incomprensible, algo que somos incapaces de percibir su significado, tanto es así que Juan respecto a los demas, habla en un término griego, dice «σημεϊα» (semeia, es decir, signos), a veces combinado con otro término “τερατα” (terata, prodigios) para decir señales y prodigios, “Si no ves señales y prodigios, no creas” (Jn 4, 48). Los signos-señales- y los milagros son, por tanto, dos cosas distintas.
Otra cosa fundamental a tener en cuenta es que en el Evangelio de Juan se habla de un concepto básico, por primera vez en la historia de la humanidad se identifica a Dios: ¿quién es Dios? Dios es Espiritu.
Esto es fundamental para nosotros, porque el Espíritu nos creó y por lo tanto somos Hijos de Dios, porque fuimos creados por Él, “No fuimos creados por voluntad de carne, ni por voluntad de hombre, sino que somos creados por Dios». Entonces, ¿de quién se habla?
Habla de nuestro Espíritu, el eterno, esa llama Divina que vive para siempre y por lo tanto esto es fundamental y es la base de toda la creencia cristiana, somos hijos de Dios porque somos eternos, porque Dios nos quiere eternos y nos quiere al lado de Él.

Existe esta unidad, y si ampliamos este concepto podemos decir que toda la Creación fue hecha por Dios, por lo tanto, somos parte de esa Creación, estamos unidos.
Es por eso que Pablo de Tarso les decía a los primeros cristianos, recuerden que su cuerpo es el templo de Dios, así que cualquier cosa que hagamos a nuestro cuerpo, lo hacemos a Dios, así que si hacemos acciones que son en contra nuestro cuerpo…
En este momento me nace decirles, y no lo tomen a mal los fumadores, pero sabemos que fumar, por ejemplo, es un daño al cuerpo, entonces hacemos daño al Templo de Dios, sin considerar otras cosas como la alimentación, el respeto por la naturaleza, la ecología, etc. … Todo lo que gira en torno a este concepto proviene de la afirmación de que Dios es Espíritu.

PREGUNTAS
P: ¿Por qué Juan dice que Juan Bautista está diciendo la verdad cuando dice que él no es Elías, en cambio Jesús dice «Elías vino y no lo reconocisteis» y habló de Juan, ¿por qué sucede esto?
F: Esto se puede explicar fácilmente, mientras tanto, ¿quiénes eran los que hacían esta objeción?
Eran los fariseos, que creían en la reencarnación.
Si lees bien el Evangelio, Jesús nunca habla mal de los fariseos, no dice que no creen o que sean blasfemos, solo dice que son hipócritas”, entonces de alguna manera no hay conflicto con los fariseos, pero precisamente en el sentido de que eran hipócritas, obraron en contra de lo que creían.
Los fariseos creían en la reencarnación, pero hay un concepto importante que es que Elías no murió, Elías fue llevado al Cielo y en consecuencia ¿cómo puede renacer?
Él nunca murió, por lo tanto, no puede renacer, de hecho, en el Evangelio de Lucas dice «caminará con el espíritu y la fuerza de Elías» (Lc 1, 16) como el Espíritu de Elías puede ayudar a otro ser a actuar, lo personifica.
Entonces Elías estaba presente, Jesús dice «Elías vino, pero no lo reconocisteis», por eso dice «Yo no soy Elías» en realidad él no era Elías, no era la reencarnación de Elías, pero fue impulsado por el Espíritu de Elías y sus acciones fueron lo que Elías le sugirió.

P: ¿Qué quiere decir «El celo por tu casa me devorará»?
F: Porque la casa es la casa de Dios, la casa de Dios es el cuerpo, la casa de Dios es el Universo, la casa de Dios es la Tierra. En este caso es el templo, el templo es donde los judíos decían que moraba Dios, pero esto de alguna manera fue negado por Jesús diciendo que Dios es Espíritu y no puede estar en el Templo, en algún evento les dijo a los judíos «Veis, vosotros creéis que el templo es la casa de Dios y lo transformáis en pocilga” y por eso Pablo retoma este concepto, somos el Templo de Dios y por tanto debemos ser consecuentes con esta creencia.

P: ¿Juan el Bautista y Juan el Evangelista son la misma persona?
F: No, no son la misma persona, pero no es fácil entender bien este concepto: Juan el evangelista y Juan el Bautista son esotéricamente la misma persona, porque es cierto que Juan el Bautista es un precursor de Cristo, que es decir, aquel que proclama la venida de Cristo, como lo anunció Nuestra Señora, como lo anunciaron los profetas o videntes, como lo anunciaron las escrituras y también Juan el Evangelista es de alguna manera un precursor de Cristo, ya que después de la muerte y resurrección del Mesías , transmitió para la eternidad los Valores esenciales de la predicación de Cristo, lo que llamamos «Los Valores de la Iglesia Giovanea» y porque transmitió a través del «Apocalipsis», el regreso y la misión futura de Cristo, por lo tanto Juan el Evangelista y Juan el Bautista están relacionados esotéricamente.

P: ¿Quiénes y cuáles son las características físicas y mentales de los pobres de Espíritu? ¿Significa eso que aún no han reencarnado?
F: Dijimos que Dios es Espíritu, entonces, ¿quiénes son los pobres de Espíritu? Son aquellos que de alguna manera adoran a Dios y lo adoran en Espíritu y en Verdad y se habla de pobres de Espíritu, pero en otras frases, como en Lucas, se habla de pobres.
El concepto de pobre de Espíritu no significa pobre ignorante, los pobres de Espíritu son aquellos que se hacen pobres en su vida porque su esencia fundamental es más importante que la parte material, por lo tanto, los pobres de Espíritu son aquellos que llevan adelante los conceptos Evangélico a través de su Vida y sus Virtudes, hablando a nivel Espiritual.
Si hablamos a nivel material, los pobres de Espíritu son aquellos que no tienen los medios de subsistencia y por lo tanto viven de manera pobre, físicamente. Pobre de Espíritu es el que vive dignamente su pobreza y es consciente de su posición, porque a veces se puede ser pobre físicamente pero lleno de egoísmo, de envidia, voluntad de acaparamiento… Muchas veces se quiere pobreza para liberarse de la materialidad. Acordaos del joven rico del que habla el Evangelio. Era un joven prominente, un líder y era muy religioso. Un noble le preguntó: «Buen Maestro, ¿qué debo hacer para obtener la vida eterna?».
Jesús le respondió: «¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno, excepto uno solo, Dios. Tú conoces los mandamientos: No cometerás adulterio, no matarás, no hurtarás, no levantarás falso testimonio, honrarás a tu padre y a tu madre». Él dijo: «Todo esto lo he observado desde mi juventud». Al oír esto, Jesús le dijo: “Una cosa te falta todavía: vende todo lo que tienes, distribúyelo entre los pobres y tendrás tesoro en el cielo; luego ven y sígueme». Pero al oír estas palabras, se puso muy triste, porque era muy rico. Cuando Jesús lo vio, dijo: «Que difícil es para aquellos que tienen riquezas entrar al Reino de Dios «. (Lc 18, 18-24)
Es difícil, especialmente en nuestra sociedad, hablar de espiritualidad: las riquezas el joven líder no las habría perdido, ¡solo habría trasladado sus arcas al cielo!

Un Error Importante en el Evangelio
Hay un error de lectura fundamental, yo he leído el Evangelio tal cual lo encuentro en mi librito que siempre llevo conmigo y que es mi «Vademécum», en el capítulo que habla de las bodas de Caná parecería que Jesús se enoja, increpando a la Virgen diciendo «Pero ¿qué tengo yo que hacer contigo?».
Esta es una traducción totalmente equivocada, Jesús no reprende a Nuestra Señora porque en griego la frase se traduce específicamente de la siguiente manera: «a mí y a ti»; como diciendo, pero ¿qué nos importan de los demás?
«Se les acabó el vino» no es una petición, el hecho de que María le diga a Jesús «Ya no les queda vino» no significa ven a hacer algo, no es una orden, es más que nada una rogatoria. ¿Qué es una rogatoria?
Una rogatoria es cuando le digo a una segunda persona «Mira lo que pasó, pero no puedo intervenir porque no tengo autoridad física ni autoridad jurídica»; el gobierno italiano envía una rogatoria al gobierno suizo y da una advertencia como por ejemplo «Miren que en sus bancos hay dinero de la mafia «.
La rogatoria significa advertir, «Entonces si puedes, dame los papeles para estudiarlos y ver si es verdad»; el gobierno suizo podría responder «No importa en absoluto» o podría decir «Dame los papeles y haré una investigación y luego te daré la respuesta»; por lo tanto, la rogatoria se dirige a alguien como por ejemplo «No tengo autoridad para intervenir, pero sé que se les acabó el vino».
De este asunto hay un padre de la iglesia que lo explica muy bien y dice en latín «Jesús rogatur», es decir Jesús esta puesto al tanto.

Y Jesús no contesta mal a la pregunta, lo parece, pero en realidad no lo es porque dice «A mí y a ti» que quiere decir «Bueno, bueno, ¿qué pasa, ¿qué podemos hacer al respecto?»
Pero evidentemente María que solo había sido invitada, pero tenía una relación de parentesco, entonces el hecho de que le diga a Jesús “Mira, se acabó el vino”, es como decir “cuanto lo lamento, son mis parientes, etc… «

Ella conoce bien a su Hijo: en efecto, cuando Jesús tenía entre doce y catorce años, la Virgen lo buscaba y lo encontró en el templo explicando a los eruditos y sacerdotes, a los que conocían la «Torá» y escuchando las palabras de Jesús ellos se quedaron con la boca abierta.
Una vez encontrado, La Virgen le dice: “¡Mira, te buscamos por todas partes y no te encontrábamos! Estábamos preocupados” sin reprocharle y Él le responde “Yo sé que estaban preocupados, pero tú sabes que tengo que hacer la Voluntad de Mi Padre” y lo mismo le dice en el momento del vino “Tú sabes que mi hora no ha llegado Sin embargo, conociéndolo la Virgen, le informa de la situación.
Un dicho puede hacer que se entienda mejor la situación, la frase «Te conozco la máscara» en el sentido de que ella ya estaba al tanto del modus operandi de Jesús, de hecho, María se dirige a los sirvientes y les dice «haced todo lo que él os diga» y nosotros todos sabemos lo que paso después… Esta fue la primera Señal de la Misión de Cristo.

P: ¿Quiénes son los que serán salvos? También se menciona en el Apocalipsis de Juan.
F: Juan hace importantes Revelaciones en el Apocalipsis, “los que serán salvados serán los que hagan la Voluntad de Dios”.
¿Qué significa la Voluntad de Dios? Hacer las obras que sirvan para ser Justos a los ojos de Dios, por ejemplo, diciendo “He hecho las obras que Cristo me enseñó y la voluntad de mi Padre”.
Dios hace el discurso de la Luz y es una cosa muy importante, Luz es Vida: los primeros cristianos portaban un símbolo donde estaba escrito «Luz y Vida», en griego las dos cosas se convierten en una cruz porque ambas tienen la O en medio.
Luz y Vida, Cristo es la Luz y la Vida, por lo tanto, hace un discurso sobre la Luz y es fundamental, «Quien hace las cosas en la luz» pero ¿qué quiere decir en la Luz? Significa en la Verdad.
Si Dios era Verdad, si la Luz era Verdad, la Luz verdadera que ilumina a los hombres ha venido al mundo, por eso ha venido al mundo la Verdad, el Verbo ha venido al mundo, la Palabra, necesita hacer las cosas a la Luz del Sol, a la Luz para mostrar que las Obras y Hechos se han hecho en el nombre de Dios, se han hecho Correctamente.
¿Y por qué no se salvarán los que operan en la oscuridad? Esto quiere decir que no operan en la Verdad y este es un claro ejemplo: lamentablemente los hombres tenemos la mala costumbre, antijurídica y digamos antilegal, es decir, la de dar sobornos… ¿Qué es una coima-un soborno-?
Es una obra ilegal hecha en la sombra, debajo de la mesa, piensen en todo el tema de la mafia, ¿qué es?
Son obras malas, son acciones que se hacen en las sombras, debajo de la mesa, por lo tanto, todas las maldades del hombre solo se pueden ocultar, pero también se dice “Las travesuras se descubren” pero todas sutilmente se ocultan, ¿está claro?

Así también en este caso hay una referencia muy importante al Apocalipsis, en el Evangelio de Juan, que hemos leído, cuando le dice a Bartolomé (que también se llama Natanael en otros textos): «En verdad, en verdad os digo, veréis el cielo abierto, y los ángeles de Dios subir y descender sobre el Hijo del hombre». En ese momento no fue posible dar la explicación científica; este concepto es muy importante porque la comprensión de estos hechos se dará mucho más tarde, por eso siempre digo que las Verdades Evangélicas de Juan se mantienen y transforman con el tiempo, hasta llegar a una explicación científica.
El hecho de los mundos habitados, no podía ser explicado por Jesús … “Mira, estos son los ángeles, pero también son habitantes de otros planetas…” ¿Cuáles planetas? ¡Ni siquiera sabían que había planetas!
Habría sido un shock explicar que había otros planetas y que había habitantes, y por eso Jesús habla de ángeles. Hablando de ángeles, habla de seres que descienden del Cielo y vienen a la Tierra. Tuvimos que esperar hasta finales de 1600 para que el mundo sepa de la existencia de muchos otros planetas habitados; pero los hombres aún son incapaces de comprenderlo, especialmente esa iglesia conformista y atrasada que, para no dar a conocer esta Verdad, envía a la hoguera a Giordano Bruno.

Así es como el Espíritu Giovaneo va en el tiempo y necesita eso, porque los hombres que avanzan en la ciencia ven que la Ciencia del Espíritu y la Ciencia humana a veces coinciden, la Verdadera Ciencia Humana coincide “Lo que está arriba también está abajo”, dijo un gran filósofo. del siglo I a.C. a quien conocimos más tarde, Hermes Trimegisto. El ha dado muchas enseñanzas, que todos conocen, pero las dio un siglo antes de Cristo, pero sus obras fueron publicadas después de Cristo y por eso muchos pensaron que Hermes Trimegisto era cristiano; no era cristiano, pero sus palabras eran las de un iluminado.
Entonces el hilo directo, este Hilo de Oro, casi invisible, que pasa de la predicación de Juan y llega hasta hoy, es un hilo que mantiene estas Verdades y que el hombre va descubriendo poco a poco a través de una sabia y verdadera investigación científica, este es el tipo de evangelio por el cual nosotros llamamos la Iglesia Evangélica, es decir, la Iglesia Giovanea.
Explicación sobre Nicodemo

Hemos explicado la relación entre Nuestra Señora y Jesús, también está la relación entre el discurso de Nicodemo y es muy fácil de entender.
Cristo le dice claramente a Nicodemo que sólo entrará en el Reino de los Cielos cuando se purifique y la purificación ocurre en la Reencarnación, «Si uno no renace, no podrá ver el Reino de los Cielos», es decir que, si uno no se purifica a través de la Reencarnación, no puede ver el Reino de los Cielos, este es un poco el significado del encuentro con Nicodemo, un hermoso encuentro que implica una de las Grandes Verdades.
Es muy bonito el discurso del viento, «Tú sientes el viento, pero no sabes de dónde viene ni adónde va, pero lo sientes», y él dice: «¿Sabes por qué me haces estas preguntas? ?»
Porque tú, dentro de ti, tienes un Espíritu que ya ha renacido y que sabe, no te das cuenta, pero él te habla… Porque siente estas cosas, no sabes de dónde vienen, pero las sientes, las sientes dentro de ti, porque tu Espíritu ha renacido, ha renacido otras veces, y en esas veces ha descubierto verdades, que hoy tu rumeas y no sabes de dónde vienen, porque tú no lo recuerdas, pero es como el viento, sientes el viento, pero no sabes de dónde viene ni a dónde irá.

El verbo
«Dios es Espíritu», y esta fue una afirmación revolucionaria, luego hablando del discurso del Verbo, aquí también hay una cosa importante, ¡atención!
Dice “El Verbo era Dios, estaba con Dios y todo fue creado por medio del Verbo”, prácticamente todo fue hecho por Él y sin Él nada ha sido hecho de todo lo que existe.
El Verbo es la Palabra, la Palabra es creadora, el pensamiento de por sí, es la creación misma de nuestro Espíritu; decía un gran erudito del 600-700, que prácticamente la Palabra es Creación, la Palabra es Energía, ¿por qué es Energía? Porque nace del Espíritu, el Espíritu es Energía, por tanto, la Creación se realiza a través de esta Energía de la Palabra.

De esta Energía una vez habló Eugenio Siragusa y nos dijo “Cuidado, no subestimen algunas cosas, a menudo es espontaneo decir palabras a alguien que nos supera de forma descarada o poco legal, ustedes en ese momento le mandan un improperio. Ojo que ese insulto no se convierta en una cosa, es decir, prácticamente la Energía puede crear, la Palabra siempre es Energía y puede crear, están tirando un ladrillo, si ese ladrillo pasara de Energía a estado físico- materia-, ustedes prácticamente golpearían físicamente a esa persona”.
Entonces el verbo es fundamental, tanto que luego leeremos el pasaje de cuando van a arrestar a Jesús y ellos le preguntan «¿Tu eres Jesús el Nazareno?» y Él responde «Sí, yo soy», solo el hecho de decir «Yo soy» hizo que los gendarmes cayeran al suelo, pero ¿qué había sucedido?
La Energía, la Palabra como Energía, “Yo soy”, el mismo hecho de decir esto ya es una forma de Energía, entonces Cristo era la Energía, Cristo era la Luz, La luz que viene entre los hombres que es la Luz Creadora.

CONCLUSIÓN
Estos son de alguna manera los Valores Giovaneos, que todos nosotros podemos tener hoy, porque esta Iglesia Giovanea está dentro de la Iglesia de Pedro.
Han visto que Pedro y Juan estaban siempre juntos y cuando Pedro murió, Juan sintió de ir a buscar la Comunidad fundada por él y, casualmente, allí se llevó a cabo su sentencia de muerte, en la que hubo una Señal fabulosa, es decir, que no murió, el aceite no le hizo nada.

Hay un pequeño templo llamado «Giovanni in Oleo» y está ubicado en «Porta Latina». Juan expresa este sentido eterno de las Verdades, que Cristo había predicado, sólo después, en el tiempo, especialmente después del año 325, después del primer concilio que fue convocado por Constantino, las cosas se enfriaron mucho y fueron olvidadas, desapareciendo del recuerdo y de la memoria. La Iglesia se transformó de esotérica a «exotérica», es decir, la comunidad que se expresa exteriormente, la iglesia de los ritos, de los colores, de los cantos, de las manifestaciones, la iglesia que debe mostrar su poder, sus verdades, mientras que la parte Espiritual, la verdadera parte «esotérica» queda fuera. Por eso, de vez en cuando aparece algún personaje que vuelve a poner la situación en orden.

El otro día estaba hablando con un hermano sobre San Benedetto da Norcia y me dijo que se había ido a estudiar a Roma, porque era parte de una familia Patricia, por lo tanto, una familia rica importante, pero cuando regresó se desahogó con su hermana gemela diciendo “¿Pero ¿qué estamos haciendo? ¡Los cristianos nos matamos! En Roma se envenenan para tener un lugar en la curia romana, se envenenan para ser jefes de una comunidad… Pasan cosas verdaderamente atroces, porque se piensa más en el lugar de honor, en la riqueza… aquí hay que reformar todo…” Y Benedicto se convirtió en uno de los grandes reformadores. Fue reformador y logró crear comunidades donde reinaba el orden, además porque los bárbaros lo habían destruido todo y reinaba el caos, ya no había legalidad, pero el luchaba por ella.

Estaba tan obsesionado con la legalidad que él mismo quería ser el primero en obedecer la “regla” que él mismo había escrito: su hermana se estaba muriendo y según su ley solo podían visitar a los familiares una vez al año; había ido con su hermana y luego, antes del atardecer, se preparó para regresar a su monasterio, pero la hermana le dijo: «Quédate», pero él respondió: «Yo soy el que escribió la regla y ¿voy a ir en contra de mi propia regla? No es posible” y entonces la hermana ruega al Señor “Me estoy muriendo, por favor déjame estar un rato con mi hermano” e inmediatamente después vino una tormenta, dice el biógrafo, tan fuerte, llena de viento, lluvia y granizo que el pobre monje no pudo salir y tampoco su compañero, otro monje llamado Mauro.

“Se quedaron toda la noche hablando de cosas del Cielo”, esto para decir que sólo la intervención del Cielo pudo mantener al Hermano junto al lecho de muerte de la Hermana.
Después, a los pocos días de regresar al monasterio, mientras oraba en su celda, de repente vio salir del monasterio donde residía su hermana, un lugar en el valle subyacente, una luz que subía y desaparecía en el cielo, entonces comprendió que la hermana había muerto y había subido al cielo.
Esta fue una de las tantas historias que es posible conocer. Hay muchas más que se pueden contar más adelante. Así que esta es un poco la Iglesia Giovanea.

Flavio Ciucani
4 de junio de 2023